4 septiembre 2012 Fórmula 1, Opinión, Pilotos

A pesar de sus 43 años y sus 300 carreras en el mundo de motor, el piloto alemán Michael Schumacher ha demostrado, este domingo en Bélgica, que sus ganas de luchar siguen intactas, hecho que demostró batallando hasta el final en Spa.

Schumacher y Vettel protagonizaron una bonita y sana disputa por el podio. En la que, el veterano alemán  ha demostrado una vez más, ser un luchador y gracias a una buena estrategia, aunque bastante peligrosa, consiguió contener el ímpetu de Vettel.

Michael Schumacher, decidió alargar su parada y cuando Vettel estaba a punto de adelantarlo, siguió recto para entrar en boxes, cosa que no esperaba el piloto de Red Bull, lo que le obligó a cambiar su trazada.

A  pesar de eso, Sebastian Vettel, siguió con la estrategia marcada por su equipo y no entró en boxes. Así, le sacó distancia a su compatriota y por fin consiguió su objetivo, ponerse por delante.

No obstante, la cuestionable maniobra del piloto de Mercedes no empañó la competitividad de ambos corredores, incluso podría decirse que Sebastian Vettel admira al Kaiser, como se puede concluir de sus palabras:

No importa dónde te encuentres a Michael en el circuito: ya sea luchando por el primer lugar o en el puesto quince; él luchará como un demonio. Eso es genial.

Sin embargo y a pesar de la gran lucha, Schumacher es realista y sabía que desde su salida no podía llegar mas lejos. Es una pena que los resultados no le acompañen y mucho más aún que pueda abandonar la fórmula 1, como se rumorea, aunque realmente no sepamos con seguridad cuál será su decisión final, podríamos decir que se irá uno de los grandes y que dejará un gran vacío.

Vía | CarAndDriver

 


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

3 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *