19 septiembre 2012 Pilotos

Competir en óvalos no es tan fácil como parece. “Girar siempre a la izquierda” en toda la carrera es una tarea de precisión con el volante y el acelerador y cualquier mínimo error puede tener serias consecuencias, sobre todo en los superspeedway, en donde las velocidades que se alcanzan orillan los 370 Km/h en las rectas, con un muro a pocos centímetros del coche.

Por ello, es comprensible que algunos pilotos le tengan miedo a los circuitos ovales. El fin de semana pasado, les contábamos sobre cómo Mike Conway se decidía a no competir en IndyCar en Fontana, además de anunciar que nunca más competiría en óvalos, quedando inmediatamente excluido del equipo Foyt.

A pocas horas de la finalización de la última carrera del año en Fontana, Conway no se da por vencido ni pierde las esperanzas de seguir compitiendo en EEUU. Evidentemente ningún equipo de IndyCar puede darse el lujo hoy por hoy de cambiar de piloto cada vez que toque competir en un óvalo, por lo que puede decirse que la trayectoria de Conway en Indy ha terminado. Sin embargo, un equipo de ALMS anda tras sus pasos, por lo que casi seguramente competirá con los Grand-Am o ALMS en 2013.

Conway no está preocupado por los IndyCar, ya que en estos momentos le toca pensar en la intervención por invitación que tendrá con los V8 Supercars australianos en la Gold Coast 600. Un buen final de año, mientras toca esperar si su año 2013 comenzará o no con las 24 Horas de Daytona en Grand-Am o con un inicio en ALMS.

Vía | Speed


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *