14 febrero 2012 Fórmula 1, Opinión

En el periodismo siempre intentamos dar el punto de vista técnico y objetivo de todo aquello que sucede, pero no siempre es lo que queremos transmitir. Todos tenemos nuestro corazoncito que nos dice cosas, dejándonos llevar más por las sensaciones que por los hechos. Eso es lo bonito de un deporte como la F1, más pasión y menos objetividad. Admito que siguiendo esa premisa, a final de temporada (o no tan tarde) llegan los lamentos, pero como se suele decir, que nos quiten lo bailado.

Y qué mejor manera de empezar esta sección que con la pretemporada, que lo incierto de los resultados da más de un pase VIP a esta montaña rusa de sensaciones (término que a más de uno le resultará familiar).

En primer lugar, entraremos a valorar al piloto de casa, y en particular a su nueva montura, porque seamos serios, de Alonso no vamos a dudar, que lleva toda la vida machacando a sus compañeros de equipo, sea con el coche que sea, me gustaría que nadie recordara el año 2007, muchas gracias.

El nuevo Ferrari no es lo que se esperaba, o por lo menos esa pinta tiene, llevan prometiendo varios años un coche competitivo, diferente, revolucionario, extremo,… Pero hasta la fecha sólo tenemos un Ferrari que recuerda al patito feo, ¿acabará siendo un cisne?

Por otro lado, tenemos a Red Bull y a McLaren, que mejor no comentar nada de ellos, los austriacos en los test del año pasado estaban en mitad de tabla, y hay que ver cómo tiraba el RB7, así que por regla de tres, el RB8 será otro pepino. Casi igual que McLaren, que en 2011, de los últimos test a la primera carrera mejoró dos segundos, estos ingleses están jugando al despiste.

Después tenemos a Ice-cream Man, un fuera de serie, no hay color, el día que le dé por tomarse en serio eso de correr en la F1, Michael Schumacher pasará a ser el segundo mejor piloto de la historia de la F1, o el tercero, es que todavía no sé bien dónde colocar a Takuma Sato. El Finlandés, tras su aventura en los rallyes, ha vuelto mejor que nunca, cuando consiga pole, vuelta rápida y victoria en el GP de Australia, muchas se acordarán de mis palabras.

Por último, y en este caso menos importante, he sentido miedo pensando que no volvería a oir la voz de Lobato en las retransmisiones de la F1, por suerte pude respirar aliviado al conocer su fichaje por Antena 3, admito que lo critico carrera tras carrera, pero no dejo de reconocer que pese a llevar cortes de pelo diferentes, somos dos almas gemelas, los dos vivimos la F1 con el corazón.

Repito, poco rigor periodístico, mucho corazón.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 14 febrero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *