24 octubre 2011 Nascar

Ayer tuvo lugar la sexta cita de La Caza 2011. Los pilotos llegaban con el accidente de Dan Wheldon muy reciente tras toda la polémica surgida sobre la seguridad de los monoplazas de la Indy Car. Pero en esta ocasión tocaba Nascar, en la que la seguridad es muy alta, es decir, no suele haber sustos de tal calibre.

A la carrera de ayer, Edwards llegaba como líder con cinco puntos de diferencia sobre Kevin Harvick. Y tras Talladega la clasificación ha dado un cambio radical a pesar de que Carl Edwards sigue como líder.

La carrera estuvo marcado por la cantidad de líderes y por los pilotos que marchaban de dos en dos para así ganar en aerodinámica, es decir, toda la carrera estuvo conformada en “manípulos” de dos. Los pilotos acordaron empujar y ser empujados para ganar velocidad. Además, pilotos como Johnson o Earnhardt Jr. estuvieron toda la carrera en las partes traseras para evitar un Big One que finalmente no ocurrió.

Hubo diez banderas amarillas. Solo una fue realmente transcedente ya que, en la 104, Kevin Harvick y Kyle Busch, tras un accidente de Marcos Ambrose, les hacía perder todas las posibilidades de conseguir un buen resultado en carrera, perdiendo así grandes opciones en la lucha por el título.

Quien se salvó por los pelos de un accidente fue Jeff Gordon. Regan Smith rodaba por detrás cuando, tras un trompo, casi golpea a Gordon. Esta “hazaña” no pudo repetirla Jimmie Johnson, a quien si tocaron aunque sin consecuencias, unas vueltas antes.

El final de carrera fue indescriptible. Con solo tres vueltas para el final se mostró bandera verde.  Jeff Burton y Clint Bowyer se escaparon en estos tres últimos giros. Fue en la última curva donde Clint Bowyer pasó por dentro a Jeff Burton para anotarse su primera victoria de la temporada.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 24 octubre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *