2 julio 2012 Crónicas, Nascar

En una de las carreras nocturnas de la temporada de NASCAR, Brad Keselowski ha conseguido su tercer triunfo de la temporada, a pesar de haber iniciado la competencia desde el octavo sitio en la parrilla de salida.

A pesar de salir desde una posición que no le ofrecía demasiadas garantías de lucha por los primeros lugares, el Penske Dodge de Keselowski se ha mantenido en la pista (no era el coche principal del piloto, que había resultado dañado el día viernes) y se ha ahorrado una detención final en los pits, arriesgando su permanencia en pista, justamente cuando la última bandera amarilla mantenía ocupados a sus rivales con los reabastecimientos y cambio de neumáticos.

El único que hubiera podido amenazar la posición de privilegio de Keselowsky hubiera sido Kasey Kahne, quien sobre el final ha logrado una recuperación espectacular, ganando posiciones desde más allá del décimo puesto. Si la carrera hubiera durado un par de vueltas más, tal vez estuviéramos ahora hablando de otro ganador en la calurosa noche de Kentucky.

En cuanto a las demás posiciones, el último escalón del podio ha sido ocupado por un piloto de Toyota, Denny Hamlin, mientras que los coches del equipo Hendrick se han metido masivamente en los puntos en cuarto, quinto y sexto lugares. Matt Kenseth, quien todavía lidera el campeonato ha resultado séptimo y lidera las posiciones del torneo por 11 puntos contra Dale Earnhardt Jr.

Imagen | Autosport


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 2 julio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *