7 noviembre 2011 Nascar, Normativa

Siguiendo con el incidente que protagonizara Kyle Busch durante la carrera Texas 500 de la serie NASCAR de camionetas y su posterior pedido de perdón, las consecuencias no se han hecho esperar.

Y puede decir que le ha ido bien. NASCAR multó a Kyle Busch con 50.000 dólares de multa, además de que quedará en suspenso por el resto de la temporada. Durante esta “puesta en capilla” que le ha decretado NASCAR, se detalla que ante otro hecho como el del sábado o similar, el piloto será expulsado definitivamente.

En la misma línea de sanciones, Mars Candy, uno de los principales patrocinadores del equipo, anunciaría una sanción para el piloto, la cual todavía no se ha anunciado. Para un patrocinador que invierte millones de dólares en una publicidad en NASCAR, este tipo de comportamientos afectan a la imagen de la marca negativamente.

Sigo insistiendo con lo que comenté en el post de Rubén: si yo fuera directivo de la NASCAR ya hubiera votado para que Busch sea expulsado sin más trámite.

Vía | Motor Authority


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 8 noviembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *