9 septiembre 2012 Crónicas, Nascar

La última carrera de la temporada regular no podía tener un final menos caótico. Con una plaza en juego para la Chase for the Sprint Cup, la lluvia aparecía sobre el Richmond International Raceway para terminar de poner un poco de picante a la noche. Una noche en la que Clint Bowyer ha logrado su segunda victoria de la temporada, eso sí, con su Toyota en reserva y economizando al máximo el gasto de combustible.

La prueba arrancaba con un retraso de más de dos horas por culpa de la adversa climatología. Pero aquí no acababan las interrupciones, con 151 vueltas disputadas y sin llegar aún al ecuador de la carrera, la lluvia volvía a obligar a detener a los pilotos durante 51 minutos, un periodo de tiempo donde parecía que Kyle Busch sería el último piloto que iba a conseguir un puesto en la caza por el título, pero en la NASCAR no hay nada seguro hasta el final.

Tras la reanudación volvía a mostrarse por sexta vez la bandera amarilla, en este instante muchos de los pilotos decidían efectuar una parada en boxes, mientras otro grupo se quedaba en pista para tratar de ganar alguna posición, entre ellos Busch, una estrategia que resultaría errónea. Con un desgaste elevado en los neumáticos, pronto Kyle iba a ser superado por Tony Stewart, que a la postre sería adelantado por su compañero de equipo, Ryan Newman, que pasaba a ocupar la última plaza de la chase.

Pero mientras todo esto ocurría, Bowyer efectuaba su última parada, decidía cambiar sólo neumáticos y no colocaba gasolina en su vehículo. Poco a poco el piloto de Toyota empezaba a volar sobre la pista, adelantaba a todos y llegaba al liderado de la prueba, ahora todos sus problemas pasaban por administrar la escasez de combustible. Por detrás, Busch seguía perdiendo plazas a la par que Jeff Gordon las recuperaba.

A falta de 7 vueltas para la conclusión, Gordon superaba a Mark Martin y se alzaba hasta la segunda plaza, mientras Kyle no podía pasar de la decimosexta posición y perdía la última plaza para entrar en Chase for the Sprint Cup, que pasaba por sólo tres puntos a manos del propio Jeff Gordon. Bowyer cruzaba por la bandera a cuadros en primer lugar, consiguiendo su segundo victoria de la temporada y séptima de su palmarés.

Vía | Autosport


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Sprint Cup: Resumen de la temporada 2012 (II) 8 enero 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *