7 noviembre 2011 Crónicas, Nascar

Tony Stewart consiguió vencer  ayer la AAA Texas 500, la octava prueba de La Caza 2011 de la Sprin Cup, máxima división de la NASCAR. Tras 334 vueltas al trazado tejano, Stewart consiguió mantenerse líder gracias a una buena parada en pits.

Biffle partía desde la pole, pero pronto se vería superado por Kenseth, quien en la vuelta 24 se colocaría como líder, escapándose del resto de pilotos. Por detrás, Jimmie Johnson comenzaba a sufrir tras perder en pocos giros hasta cuatro posiciones.

Tras las primeras detenciones en pits, allá por la vuelta 42, Kenseth conseguía mantenerse líder, seguido de Biffle, Ragan, Edwards,…  Veinte vueltas después, en la segunda tanda de paradas para cambiar neumáticos, ajustar chasis y repostar combustible, Kenseth seguía manteniendo el liderato, aunque en esta ocasión seguido de Edward y de Stewarts.

Hasta la vuelta 110 no apareció la primera bandera amarilla, provocada por suciedad en la curva número tres. Todos los pilotos aprovecharon para hacer la tercera parada en pits. En la relargada, en la vuelta 117, Stewart conseguía adelantar a Kenseth para ponerse en el liderato de la prueba. Kenseth y Edwards le seguían.

Durante las siguientes vueltas, Carl Edwards comenzó a perder posiciones, todo lo contrario que Jimmie Johnson, quien parecía que podía escalar hasta los primeros puestos, consiguiendo ponerse hasta en tercera posición, aunque posteriormente volvería a caer hasta el quinto puesto.

Tras una nueva detención de todos los pilotos en pits, Stewart mantenía el liderato. En la vuelta 197, Dale Jr. vio como sus aspiraciones de lograr un buen resultado se podrían haber ido a pique.  Y es que él fue el primero en entrar en pits por quinta vez para cambiar neumáticos y repostar. Cuatro vueltas después, en la 201, Geoffrey Bodine hacía un trompo, llevándose por delante a Montoya. El resto de pilotos que no había parado aún, aprovechó la segunda bandera amarilla para entrar a pits.

Stewart se mantuvo líder cuarenta vueltas más, hasta que, en la 240, Jimmie Johnson hacía un trompo en la salida de la curva cuatro, provocando la tercera amarilla de carrera. Stewart mantendría el liderato tras la bandera verde. Por detrás Edwards comenzaba a remontar.

En la 261, Logano vería como su coche decía adiós tras romper el motor, provocando la cuarta amarilla. En la relargada Edwards atraparía el liderato de la carrera, aunque le duraría bien poco ya que una vuelta después se alzaría la quinta y última amarilla de carrera provocada por suciedad en la curva tres. Edwards, que partía primero, vio como Stewart le robó la primera posición.

A falta de 30 vueltas comenzó el baile de pilotos pasando antes o después por boxes. Había que parar si se quería llegar con combustible a final de carrera. Los líderes fueron los primeros en entrar a pits, cambiando los cuatro neumáticos y repostando lo necesario para llegar al final.

Pilotos como Newman y Jeff Burton no pararían, por lo que se mantuvieron líderes hasta los compases finales. Cuando faltaban 15 vueltas, Burton era el único que no había decidido parar, arriesgando al todo o nada. Le salió mal la jugada ya que se quedó sin gasolina a solo cinco giros de acabar la prueba.

Así, Stewart vencería la carrera prácticamente en solitario, tras liderar un total de 174 vueltas. Por detrás llegaría Edwards, quien sigue manteniendo el liderato del campeonato a pesar de no haber logrado ninguna victoria en La Caza. Por detrás, Kahne, Kenseth y Biffle cerraron el top5. Dale Jr., finalmente, cruzó sexto.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 7 noviembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *