20 octubre 2011 WRC

Sebastien Ogier tiene asumido que conseguir el título mundial esta temporada es una utopía como una casa. Y más ahora que Citroen le ha dado órdenes de que tiene que ayudar a su compañero de equipo, Sebastien Loeb, a que sea él quien se proclame campeón.

Obviamente, a ningún piloto de cualquier categoría le agradaría esta situación y más aún teniendo en cuenta que Ogier se encuentra a solo tres puntos del liderato, co-ocupado por Loeb e Hirvonen.

“Mi equipo ha decidido que apoye y ayude a que Seb sea campeón. Por supuesto que no es la situación que soñaría cualquier piloto, pero cuando tú estás pilotando para un equipo oficial estas cosas pueden pasar”.

El francés tiene claro que piensa atacar en cada especial a muerte, eso sí, cediéndole el paso a Loeb si fuera preciso para que éste lograse el mejor resultado posible:

“Trataré de empezar con buen ritmo y si puedo colocarme líder lo haré para poder ayudar a mi compañero de equipo, pero todavía no hemos empezado la prueba y nadie sabe que puede suceder. Hay muchos pilotos que pueden estar en la lucha por la victoria. Yo sólo intentaré empezar de la mejor manera posible y ya veremos qué ocurre”.

Mal, muy mal por parte de Citroen poner medidas de equipo en esta situación, con 56 puntos por disputarse y con una diferencia de tan solo tres puntos. Y peor aún haberlo hecho público. Está claro que para Ogier los días en Ford están contados…

Vía | WRC.com


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 20 octubre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *