5 junio 2008 Curiosidades, Fórmula 1

Porsche Hamilton

¿Quién en sus primeros días de carnet con el coche de papi no la ha liado parda le ha hecho algún rasguño? Bueno, después de esta tópica pregunta para reflexionar con añejas anécdotas, toca darle la vuelta al asunto.

Anthony Hamilton, padre de un chaval conocido en esto de las carreras, un tal… Lewis Hamilton, que con experiencia de carnet y más chulo que un ocho se hace con las llaves de un Porsche Carrera GT ahora que se codea en élites mayores.

Pues bien, nuestras caras empiezan a adoptar gestos curiosos a partir de este punto, pero en absoluto aproximadas a las del dueño del coche. A Anthony no se le ocurrió otra cosa que presumir de montura en una osadía que terminaría en pérdida el control; el resultado lo podéis ver arriba.

Unos 500.000 euros de exclusivo superdeportivo germano dándose un doloroso baño de desperfectos en unos matorrales. Por suerte los daños no fueron a más, esperemos que tome moraleja de esto y de ahora en adelante se mida en sus acciones o le pida a su querido hijo que le lleve en coche.

Vía | Racingpasión


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Resumen semanal: desde el nuevo Porsche 911 hasta el mundial de motociclismo en Montmeló 9 junio 2008

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *