5 septiembre 2012 Fórmula 1, Opinión

El tema de una mejor protección del cockpit de los Fórmula 1 han comenzado a surgir a través de la prensa especializada, después del accidente de la salida del GP de Bélgica, que podría haber tenido resultados más funestos. Por suerte, no ha sido así, todos se han ido a su casa por sus propios medios, pero el poyecto de dotar con una carlinga a los Fórmula 1 parece haber saltado a la luz nuevamente.

Pero además de las protecciones adicionales que tendrían que homologarse para la mejor protección de los pilotos, se piden que las sanciones sean ejemplares para aquellos pilotos que transgredan el comportamiento en pista. Sobre todo, se habla de aquellos pilotos recién llegados a la categoría, como es el caso de Grosjean (aunque ya haya tenido experiencia previa en Renault junto al mismo Alonso), que creen que pueden tomarse más riesgos que los demás.

Esto último, no significa que desprecien a sus compañeros ni que no les importe tener un accidente, sino que confían demasiado en la seguridad que brindan hoy por hoy los monoplazas, que les permitiría salir indemnes de cualquier accidente, de acuerdo a un artículo escrito por Will Buxton, comentarista de la GP2.

Si bien estamos de acuerdo en que estas conductas deberían ser castigadas con el máximo rigor, tampoco es tan cierto que los pilotos menos expertos o más jóvenes comiencen una carrera con el ánimo de provocar accidentes, si bien Lotus debe hacer más por controlar las emociones de Grosjean en las primeras vueltas.

Lo que ha ocurrido en Spa fue desafortunado y nadie se pregunta por qué Hamilton no reaccionó para no tocar la rueda trasera derecha del Lotus. Si la maniobra le hubiera salido bien a Grosjean, hubiera ganado varios puestos en la salida y tal vez terminado en una buena posición final. Y hoy todo mundo estaría hablando maravillas de “la gran salida” del francés.

Vía | Bill Buxton


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario
  • He visto accidentes peores y con mayor intencionalidad que el ocurrido en Spa. La única diferencia que veo es que el perjudicado ha sido el líder del mundial. La FIA no está sabiendo controlar sus penalizaciones.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *