24 mayo 2007 Fórmula 1, Opinión

f1_monaco_montecar.jpg
Y regresa como cada año, la carrera más bonita pero también la más retrógrada del mundial. El Principado de Mónaco verá una buena ocasión para el piloto español de McLaren-Mercedes de conseguir su segunda victoria de la temporada y recuperar el liderato del Mundial de Fórmula Uno.

El circuito urbano, en el que por primera y única vez en la temporada se utilizarán los neumáticos extra-blandos de Bridgestone, parece favorecer las características del MP4/22, en un trazado en el que conseguir el primer puesto de la formación de salida representa tener todas las posibilidades de lograr la victoria en la carrera del domingo.

En un circuito en el que más mínimo error se paga con el abandono y en el que puede ocurrir de todo, sobre todo si la lluvia aparece el sábado y en la carrera del domingo -los pronósticos de momento indican la posibilidad de chubascos en esos dos días, el líder del mundial, Lewis Hamilton, podría lograr su primera victoria en un circuito en el que se ha impuesto los dos últimos años, en las categorías inferiores -Fórmula 3 y GP2-.

Lo que parece fuera de duda es que las diferencias entre los protagonistas del mundial, los pilotos de Ferrari y Mclaren, volverán a ser mínimas, y lo que ocurra en la sesión de clasificación del sábado puede marcar el resultado final como ya ocurrió en el pasado Gran Premio de España.

Esta edición del Gran Premio de Mónaco es una de las pocas ocasiones que no coincide con el fin de semana de La Ascensión, que fue el pasado jueves. Sin embargo se mantiene el tradicional formato con la primera jornada de entrenamientos libres el jueves. El viernes es día de descanso para la Fórmula Uno y el sábado se disputará la última sesión libre y la decisiva sesión de clasificación.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *