12 junio 2012 Escuderías, Fórmula 1, Pilotos

Cinco abandonos en siete carreras, y cuatro de ellos debido a problemas técnicos, es todo el bagaje de este inicio de temporada de Michael Schumacher, el mejor piloto de la historia de la Fórmula 1.

Los dos puntos conseguidos por el Kaiser, contrastan con los 67 puntos conseguidos por su compañero de equipo, Nico Rosberg, quién ya se hizo con la victoria en el pasado Gran Premio de China, datos que hablan bien a las claras del pobre inicio de temporada de Schumacher.

Pero, las averías sufridas por el Mercedes de Schumi, ¿Son debidas a una falta de fiabilidad del monoplaza? o ¿Son debidas al estilo de conducción de quién no hace mucho dominaba como quería el Gran Circo?

Viendo los resultados de los dos pilotos de Mercedes, me inclino a pensar que el problema podría estar en el estilo de conducción de Schumacher, quizás demasiado agresivo para el W03, aunque también es posible que sea un cúmulo de infortunios, que se han cebado con el piloto alemán.

En Australia, la primera carrera de la temporada, mientras iba en tercera posición, el W03 de Schumi tuvo un problema con la caja de cambios, perdió otro posible podio por culpa de una rueda floja, posteriormente sufrió un problema con la presión del combustible en Mónaco y el domingo pasado en Canadá, un problema hidráulico provocó que el alerón del DRS se quedara bloqueado en posición abierta.

El único error de conducción serio de Schumacher fue el que ocasionó el accidente con Bruno Senna durante el Gran Premio de España, que significó el abandono de ambos y que provocó la penalización para el alemán de cinco puestos en la parrilla de Mónaco.

Con esto sobre la mesa, desde Mercedes se han puesto en marcha para solventar cuanto antes la situación del Kaiser, incluso el Director del equipo Ross Brawn, se disculpó oficialmente después de la carrera de Canadá mediante una nota de prensa:

Nuestro objetivo es siempre la fiabilidad total con cero errores. Lo hemos conseguido con el coche de Nico pero no con Michael todavía. Le daremos la máxima ayuda para solucionarlo. No tiene nada que ver con Michael, solo está relacionado con nuestra responsabilidad técnica.

Brawn también aclara que la tarea no será fácil y que en la Fórmula 1 no existe una solución mágica:

No hay una solución mágica con la que se pueda solucionar todo. Nico ha completado todas y cada una de las vueltas de carrera de este año y el equipo siempre ha mantenido una buena fiabilidad. Ahora tenemos que seguir los pasos lógicos, noche y día, siete días por semana, y dar lo máximo de nosotros para solucionar los problemas de Michael.

Vía | GPUpdate


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 12 junio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *