6 abril 2012 Pilotos, WRC

El pasado domingo, último día del Rally de Portugal, veíamos como Dani Sordo ganaba el Power Stage con el Mini después de reengancharse durante la competencia. Esto ha dado nuevos bríos a la escudería que ha comenzado una temporada extraña, con carreras que han tenido que saltar por falta de presupuesto y con pilotos de relleno.

Si bien como marca el Mini ha comenzado el año de competencias arrasando la carrera del Dakar, sucede que competir en América es muy distinto al WRC; el año que comenzaba muy bien para el pequeño coche se ha desdibujado con el campeonato del WRC, cuando Mini se ha separado de Prodrive y cuando ha tenido que hacer uso de pilotos de pago para completar la alineación de las carreras de Montecarlo, Suecia y México. Entre este panorama, el cántabro ha hecho lo posible y más.

Dani Sordo ha sabido capear un rally difícil, del cual generalmente tenemos que mostrarnos conformes con el resultado. Al margen de la posición final en que ha terminado, ha demostrado que el Mini WRC tiene el potencial para ganar en grava y en asfalto.

El Power Stage suponía el sexto mejor tiempo en un tramo cronometrado a lo largo de los cuatro días de competición sobre un total de diecinueve disputados, lo que nos da una idea de la excelente actuación del piloto español en la edición 2012 del Rallye de Portugal y sus posibilidades para futuras carreras, si la suerte acompaña un poco más.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 6 abril 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *