15 diciembre 2011 Pilotos

La IndyCar ha dado a conocer hoy los resultados de la investigación accidente mortal de Dan Wheldon, que ha cubierto todos los resquicios posibles del trágico momento, además de datos de ordenador de diferentes equipos, la telemetría del mismo coche de Wheldon y una investigación paralela de las condiciones de las barreras de contención del fatídico speedway y del comportamiento de los equipos de seguridad.

Los resultados arrojados han llegado a la conclusión de que nada ha fallado, no hubo nada anormal en el funcionamiento de las medidas de seguridad durante el accidente. La muerte de Wheldon fue obra de la fatalidad, según dice el informe, y las condiciones de la carrera eran las normales para una carrera con 34 coches en pista; es decir, que fue un accidente como los muchos que tiene la IndyCar, aunque en unas condiciones dictadas por la mala suerte.

La telemetría directa del coche de Wheldon ha arrojado que el piloto había desacelerado al encontrarse con un accidente delante de él. Wheldon circulaba en mitad del pelotón, habiendo remontado desde el último lugar de la parrilla. Unos 2,4 segundos antes de tocar la rueda trasera derecha del coche número 83, el británico ha aflojado el pedal del acelerador a aproximadamente el 55% y ha comenzado a frenar desde los 358 km/h en la recta, a 265 km/h para entrar en la curva 1; un segundo más tarde Wheldon mantiene el coche acelerado en apenas un 10% (supongo que intentó desacelerar por completo pero no tuvo tiempo, antes de impactar contra el coche que iba delante).

Luego de levantar vuelo, el monoplaza ha pegado con la trasera en las defensas, aunque aqui entra en juego la mala fortuna, ya que el cockpit estaba orientado hacia el lado externo de las barreras; luego de golpear las barreras con la parte trasera, el coche giró y, ahora sí, golpeando con la cabina y con uno de los postes que sirven para cimentar las vallas que circundan la pista.

Dicho poste ha destruido toda la estructura del cockpit, desde el alojamiento de la pedalera, hasta la barra antivuelco. Naturalmente, que el golpe también ha afectado la cabeza del piloto causándole un trauma irreversible.

Se menciona que a pesar de que el daño al coche fue importante, las medidas de seguridad que se siguen en su construcción respondieron como tenían que responder, así como la estructura de las vallas. El cuerpo médico y los oficiales de pista han sido también analizados, respondiendo a la emergencia en el tiempo y forma que indican las reglas de seguridad de IndyCar.

Vía | IndyCar


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 15 diciembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *