4 septiembre 2012 Escuderías, Pilotos, WRC

A pesar de contar con una de las peores lista de participantes de su historia, el Rally de Gales continúa siendo una prueba complicada e importante, donde conseguir la victoria te da amplias posibilidades de obtener el título de campeón del mundo, debido sobre todo a su situación en el calendario.

Por ese motivo, Citroën ha sido el primer equipo que se ha desplazado hasta Gran Bretaña para realizar una jornada de test. Después de conseguir su décima victoria consecutiva en Alemania, la marca del doble chevrón tendrá que volver a adaptar el DS3 WRC a tierra, una tarea que ha encomendado a sus dos pilotos.

El primero en subirse al Citroën ha sido Mikko Hirvonen, que ha testado durante el martes y el miércoles. El finlandés se ha centrado en recuperar sensaciones sobre tierra y barro, después de una actuación algo decepcionante en Alemania. El segundo piloto del equipo ya sabe lo que es conseguir la victoria en el RAC y con el título de Loeb casi sentenciado, podría obtener algún que otro triunfo de aquí a final de temporada.

El jueves le llegaba el turno a Sébastien Loeb. El actual líder del mundial tratará de conseguir su séptima victoria de la temporada y su cuarto triunfo en tierras inglesas. El piloto francés ha dedicado la jornada a la configuración de las suspensiones y a encontrar el tacto con la parte trasera del vehículo, en una superficie muy resbaladiza que no perdona un fallo. Durante los próximos días se espera que hayan más pruebas por la zona.

Vía | Latulasport


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Rally de Gales: Test previo a la prueba II 7 septiembre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *