18 octubre 2012 Circuitos, WRC

El dominio de Citroën al finalizar el primer día de competencia, no ha acallado las voces de quienes se preocupan por la seguridad de los pilotos. Como miembro de la comisión de seguridad del WRC, tanto Sebastien Ogier como su copiloto Julien Ingrassia no podían dejar pasar algunos fallos en la colocación de las barreras para algunos tramos a celebrarse mañana.

Al parecer, hay ciertos tramos de guardaraíl que están mal colocados y que podrían causar heridas muy graves y hasta mortales en caso de accidente, de acuerdo a un mensaje que Ogier ha enviado a la FIA y a sus compañeros pilotos, integrantes de la comisión de seguridad.

Se sabe que en uno de los tramos, el de Tergu-Osilo, hay al menos tres puntos conflictivos; y aunque el mismo Ogier ha dicho que algunos guardaraíles no están colocados directamente en la trayectoria de los coches, nunca se sabe cual será la reacción del coche en un accidente.

El director del Rally de Italia, Antonio Turitto, ha dicho que estaba al tanto del problema y que aún no se habían puesto las protecciones de heno adicionales en las terminaciones de los guardaraíles porque serían robadas… pero que a primera hora de mañana ya estarán todas dispuestas en el recorrido.

Recordemos que los accidentes en donde los coches pueden quedar literalmente incrustados en el extremo del tramo de guardaraíl han sido desgraciadamente frecuentes, con el que todos conocemos de Robert Kubica y la muerte de Gareth Roberts en el Targa Fiorio de este año.

Vía | Autosport


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *