20 enero 2012 Crónicas, WRC

Ya lo comentábamos en nuestro resumen de lo acontecido en el transcurso de los tramos de la tarde, sin embargo dada la aparatosidad del accidente y las graves consecuencias que podía haber tenido, tanto para pilotos como aficionados presente en la zona del accidente, hemos decidido profundizar un poco más en tema.

Nos situamos en el décimo tramo del Rallye de Monte-Carlo, entre las localidades de Lamastre y Gilhoc. Sébastien marchaba en una increíble sexta plaza, recordamos que pilota un Skoda Fabia S2000. El francés conocía perfectamente que la décima especial, dada la rapidez de la misma, era un punto donde podía perder mucho tiempo respecto a los WRC, por lo que debía dar lo mejor de si mismo.

Así iba a llegar el error, Ogier trataba de apurar lo máximo en cada curva y en una rápida de izquierdas, tuvo la mala fortuna de verse catapultado por el terraplén, perdiendo inmediatamente el control de su vehículo a más de 140 km/h.

El resultado, el abandono inmediato y una pequeña lesión en el brazo de Julien Ingrassia, su copiloto y amigo. Observando las imágenes nos damos cuenta de la fortuna que ha tenido Sébastien Ogier de salir totalmente ileso del accidente.

El jefe de Volkswagen Motorsport, Stefan Moser, comentaba:

Julien nos dijo que hay algún problema en su brazo, pero no cree que esté roto, el médico será capaz de averiguar un poco más en profundidad que ocurre realmente.

“Son unos chicos increíbles Sébastien y Julien, ahora sí que estamos completamente seguros de que contamos con el piloto adecuado, Ogier es el futuro del WRC.

http://www.youtube.com/watch?v=FHwLFhAlR-E

Imagen | Rallye-Sport.Fr


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 20 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *