28 noviembre 2011 Escuderías, Fórmula 1

El día de ayer el equipo Red-Bull armó una opereta perfectamente orquestada para que Sebastian Vettel dejara pasar a Mark Webber y le diera la oportunidad de luchar por el subcampeonato, lo que finalmente quedó en manos de Jenson Button. Si no era ganar con un 1-2, bueno era ganar con un 2-1.

Ahora bien, ayer mismo, en la crónica del GP, os explicaba el por qué de mi duda de que la caja de cambios de Vettel tuviera algún problema, ya que las vueltas de Vettel sobre el final eran totalmente constantes e incluso más rápidas que las de Alonso o Button, los terceros de la carrera.

Salvo un paso muy rápido por la tercera velocidad, que podía ser oído en televisión, no hay prueba alguna de que el Red-Bull estuviera fallando, ya que el short-Shifting de cada velocidad se puede programar muy fácilmente desde los pits.

Vettel solamente se limitó a decir que “puedo aseguraros que he tenido un problema de caja de cambios”, mientras que Helmut Marko ha asegurado que “la caja de cambios no tenía una sola gota de lubricante”. Obviamente ambas cosas son imposibles de probar.

Creo que todos hubiéramos entendido a la perfección si le hubieran dicho a Vettel por radio algo así como:

-Mark es más rápido que tú.

Vía | Car and Driver F1


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 28 noviembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *