22 noviembre 2011 Pilotos, WRC

Nuestro Salón de la Fama se vuelve a abrir este mes de noviembre para reservar un hueco de honor a otro piloto que lamentablemente ya no está entre nosotros: Richard Burns. El mes de noviembre no ha sido elegido al azar ya que fue especial a lo largo de la vida del británico tanto en lo bueno como en lo malo.

Richard Burns fue uno de los mejores pilotos del WRC en la última década que se alzó con 10 victorias que le sirvieron para ser subcampeón en 1999 y 2000 y adjudicarse el título en el año 2001 a los mandos de un Subaru Impreza, su gran hito antes de que una enfermedad en forma de tumor cerebral se cruzara en su vida y nos lo quitara de forma prematura cuando solo contaba 34 años.

En el año de su gran triunfo, Burns peleó por el título con Collin McRae y Tommy Makkinen. Ambos se retiraron en el Rally de Gran Bretaña y el tercer puesto conseguido por Burns le valió el título con 44 puntos por los 42 y 41 de sus rivales. Cabe también mencionar que por aquel entonces un tal Sebastien Loeb acababa el campeonato en la posición 14 con solo 6 puntos y se hacía con el título Junior empezando a dejar ver sus habilidades a los mandos de un rally. Todo esto sucedía cuando corría un mes de noviembre y Burns se hacía con el título, su gran sueño.

La vida de Burns discurría tranquila y centrada en ganar más carreras y títulos en el WRC hasta que Gran Bretaña y noviembre fueron de nuevo el lugar y el mes que marcarían el resto de la vida del piloto. En 2003, en un tramo de enlace del Rally de Gran Bretaña, Burns se desmayaba mientras peleaba por un campeonato que tenía bastante complicado. Los análisis posteriores encontraron un tumor cerebral que le obligó a la retirada y que dos años más tarde, también en el mes de noviembre, acabaría con su vida tras un par de años de dura pelea contra la enfermedad.

En este mes de noviembre de 2011 se han cumplido 10 años del título de Burns y 6 tras su desaparición y el mundo del WRC ha querido recordar su legado y homenajearle. Para ello, la Fundación que lleva el nombre del piloto y que ayuda a enfermos que sufren problemas similares a los de Burns organizó la campaña Paint it Orange que tuvo su punto álgido en el pasado Rally de Gales.

Con motivo de esta campaña se crearon unas camisetas conmemorativas que lucieron multitud de pilotos no solo del WRC sino también de la Fórmula 1.

Todos los aficionados que quieran unirse a esta campaña benéfica pueden hacerlo adquiriendo una de las camisetas a un precio de 19,99 libras. De ellas, al menos 10 irán a parar a la fundación. Además, se anima a todos los aficionados que suban las fotos con la camiseta a la página de Facebook de la campaña

También con motivo de este aniversario, su Fundación ha editado un emotivo vídeo en el que se nos recuerda la vida de Burns y que nos sirve como perfecto cierre para este artículo en el que esperamos haberos ayudado a conocer un poco más al campeón británico:

Vídeo | Richard Burns Foundation


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 22 noviembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *