31 diciembre 2011 Fórmula 1, Pilotos

Ya dejando atrás esta temporada 2011, Sebastian Vettel sabe que el campeonato que se avecina no será nada fácil. A pesar de las previsiones demasiado anticipadas que lo colocan nuevamente como campeón, el alemán juega todas sus fichas a lo que puedan lograr para él tanto Red-Bull como Renault.

Y no es para menos: todo mundo sabe que el triunfo se da por una serie de factores que involucran en un 90% al chasis, más aún que al motor o al propio piloto. Para Vettel, la misión será ganar nuevamente el título, pero haciendo un balance sobre las posibilidades de qué tan bueno sea el motor y el chasis que le toquen en suerte el próximo año.

Trataremos de ganar nuevamente. Pero lo bonito de este deporte es que antes de una nueva temporada, todos los puntos se regresan a cero. Todo depende de Red-Bull, en que construya un chasis competitivo y de que Renault produzca un motor confiable y potente. No es nada seguro de que los éxitos vayan a continuar.

También hay demasiados factores que dependen de sus rivales. Y aunque Vettel reconoce que Ferrari y McLaren se acercaron lo suficiente en el 2011, pueden dar la sorpresa el próximo año, lo cual solo se contrarrestará con red-Bull trabajando tan intensamente como lo hizo en 2011.

Estuvimos presionando durante todo el año para mantener el coche en el nivel al que llegó. McLaren estaba presionando muy intensamente y creo que estábamos muy cerca uno del otro. No creo que un solo coche tuviera la ventaja.

Vía | Crash


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 31 diciembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *