25 septiembre 2012 Crónicas, Nascar

Después de que en la previa a Loudon te decíamos del retraso de Denny Hamlin al lugar 32 de salida por haberse equivocado el equipo en las presiones de hinchado de los neumáticos, no le dábamos demasiadas posibilidades a este buen piloto que había terminado sin una gota de gasolina en Chicago. Pero no solo que se ha recuperado, sino que ha ganado la carrera y se coloca tercero en el Chase 2012.

No le costaba demasiado trabajo a Hamlin ir subiendo posiciones, con un coche que parecía muy superior al resto, pero ha cumplido con su promesa que había hecho a través de Twitter de ganar la carrera, un evento que no ha tenido grandes incidencias, pero que ha mostrado una carrera sobresaliente del equipo Joe Gibbs Racing.

El único omento de nerviosismo que ha vivido Hamlin, ha sido una bolsa de plástico que ha tapado parte de la entrada del radiador. Su compañero Kyle Busch ha desacelerado para permitir que Hamlin se acercara lo suficiente a él, como para que la turbulencia entre los dos coches permitiera que la entrada de aire quedara libre.

Hamlin tenía una ventaja de siete segundos sobre Johnson cuando NASCAR neutralizó la carrera por tercera vez debido a restos de autos accidentados en la pista, siendo ésta la cuarta neutralización del día, en la vuelta 272, lo que juntó nuevamente a todos los coches. A pesar de que Jimmie Johnson y Jeff Gordon trataron de atacar la posición de Hamlin, ninguno de ellos tenía lo necesario para batir al Toyota.

En la Chase, Jimmie Johnson ha tomado la delantera con su segundo lugar final en Louedon, mientras que Brad Keselowski queda a un punto, en segundo, seguido por Hamlin que ahora sube a tercero, esperando la próxima competencia en Homestead.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *