9 abril 2013 Crónicas, Nascar

johnson

No me gustaban los óvalos cortos, pero le he comenzado a coger el gustillo a este óvalo de Martinsville el día domingo, carrera que Jimmie Johnson ha dominado de manera muy convincente, a pesar de una sección de 96 vueltas en que Matt Kenseth parecía que podía aspirar a más por mantener la diferencia.

Johnson arrancó desde la pole-position siendo el primer hombre en el orden de la carrera por 347 vueltas de las 500 pactadas. El triunfo le ha valido para ponerse nuevamente a la cabeza de la tabla de posiciones desplazando a su compañero de equipo, Dale Earnhardt Jr., quien terminó en el puesto 24, a dos vueltas de los líderes y a 6 puntos del campeón Brad Keselowski.

Clint Bowyer terminó en segunda posición a 0,628 segundos, seguido de Jeff Gordon y Kasey Kahne, también compañeros de equipo de Johnson en Hendrick Motorsports. Kyle Busch completó las primeras cinco posiciones.

La carrera no tuvo grandes movimientos espectaculares y puede decirse que fue un poco aburrida hasta unas vueltas antes del final, cuando en el último relanzamiento Johnson resistió un ataque de Clint Bowyer por el lado externo, uniéndose unos metros más adelante Jeff Gordon y Kyle Busch desde la segunda fila. El cinco veces campeón no tuvo demasiado inconveniente en mantener el liderato y poner rumbo a la bandera de cuadros.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *