25 abril 2012 Curiosidades, Rally, Vídeos

Tengo un gran respeto por los pilotos de rally que se juegan la vida como el que más, a más de 200 km/h por caminos comarcales y otros caminos que son poco más que huellas; la especialidad más peligrosa del automovilismo de competencia, definitivamente. Ahora bien, para competir en rally además de dos grandes cualidades hay que tener un coche que aguante ciertos golpes ocasionales con piedras y demás, aunque nunca me imaginé que un Subaru Impreza iba a aguantar semejante golpe.

Crazy Leo (así se hace llamar el piloto) se apresta para encarar uno de los tramos más veloces con los que cuenta el campeonato candiense de rally, a unos 225 km/h, cuando a la hora de tocar el freno el coche se va hacia la derecha, golpea contra un poste y la fuerza del ostiazo lo manda nuevamente al medio del camino. Después de unos segundos de duda, continúa en carrera… y queda segundo en la competencia. Si no lo crees la prueba está después del salto.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 25 abril 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *