25 abril 2012 Escuderías, Fórmula 1, Opinión

Cuatro carreras ya celebradas del mundial y poco que rescatar del lado de Toro Rosso, equipo que siempre tiene encima la misión de ser una cantera de pilotos para Red-Bull. Al igual que en el caso de Jaime Alguersuari y Sebastien Buemi, los actuales pilotos del equipo han entrado en la espiral de saber si son dignos del equipo energético.

Los resultados no ha acompañado demasiado al equipo de Faenza. En lo que llevamos del campeonato, lo más lejos que han llegado tanto Jean-Eric Vergne y David Ricciardo, es un noveno lugar en su tierra para Ricciardo y un octavo puesto en Malasia para Vergne. De momento no demuestran talla de “pilotos ganadores”, un término que le gusta demasiado a Helmut Marko.

La realidad es que el coche no es bueno, casi diría que es peor que el monoplaza que tenían entre manos Alguersuari y Buemi. Sin embargo, los resultados en Toro Rosso parecen no importar demasiado a ciertos personajes en Red-Bull. Christian Horner ha opinado al respecto:

Creo que es muy lógico que si tienes una política de pilotos jóvenes que de paso a talentos como Sebastian Vettel ha demostrado, entonces lo que tiene más sentido es buscar a los pilotos que se hacen en casa que ir a buscarlos afuera.

La competencia interna en Toro Rosso recién comienza y es mucho más evidente que la competencia de pilotos de Sauber-Ferrari o Force India-Mercedes, equipos clientes que están ligados técnicamente con otras escuderías que son también fabricantes. Tiempo al tiempo, tal vez Marko tenga que buscar pilotos jóvenes ganadores por fuera de Toro Rosso, después de todo.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 26 abril 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *