14 diciembre 2012 Berlinas, Vídeos

Eres un hombre con mucho dinero, una persona a la que le gusta el lujo y el confort a la hora de conducir y por ese motivo, decides ampliar tu carísima colección de coches con un Rolls Royce Phantom de segunda generación, un vehículo que sin problemas podría superar el medio millón de Euros.

Un día se te separan los pies de la tierra y sin pensar, a lo loco, te pones a los mandos de tu Rolls Royce y de su V12 de 476cv de potencia. Sobre el papel no es automóvil pensado para ir por campo ni desarollado para ir con el de lado o salir quemando rueda, pero a ti eso te da igual.

Buscas una zona sin muchos árboles en una de tus gigantescas fincas, paras el coche bajo la lluvia, sacas a relucir el Espíritu del Éxtasis y es entonces cuando tu Rolls Royce comienza a correr, a hacer cosas que nunca antes había hecho.

La diversión está asegurada, cruzar un coche con esa fuerza bajo el capó y con una distancia entre ejes tan sumamente grande es muy fácil, pero de verdad te merece la pena comprarte ese coche para disfrutarlo de esa manera. Desde mi humilde punto de vista, un Phantom o cualquier otro Rolls Royce se conocen o se difrutan haciendo kilómetros y kilómetros sin casarte, apreciando sus materiales y su suavidad de conducción, no de esta manera.

Seguro que para hacer esas burradas ya tendrá, nuestro protagonista, otras joyas con las que poder disfrutar. A continuación tenéis el vídeo con nuestros dos personajes. La verdad es que no se si deciros que lo disfrutéis o no, para gustos los colores.

Vía | Youtube


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 14 diciembre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *