9 julio 2015 Curiosidades, Seguridad

conducir_con_fatiga
Cuando nos ponemos al volante, solemos fijarnos en todas los elementos que nos permitirán salir con seguridad. Pero hay algo que no tenemos en cuenta normalmente y que puede traernos complicaciones si no vamos con cuidado. Y es que se acaba de hacer público un estudio de la Fundación CEA que recoge los resultados de un informe sobre la incidencia del cansancio y la falta de sueño a la hora de conducir. Los resultados de este estudio son preocupantes y merecen que nos detengamos a reflexionar sobre ellos.

Según este informe, “Sueño y fatiga ¿Cuáles son los hábitos de los conductores españoles?“, los españoles no tenemos muy claro lo que puede ocurrir a causa de una conducción en condiciones de cansancio. En concreto, se señala el desconocimiento acerca de los efectos de determinados medicamentos en las pautas de sueño y el ignorar el periodo de descanso cada dos horas de conducción. También se recalca la falta de descanso antes de comenzar un viaje largo, que se suele realizar sin haber descansado el tiempo suficiente antes de coger el volante.

Los resultados aportan unas cifras preocupantes: alrededor del 60% de los conductores españoles ha sufrido en alguna ocasión una situación de microsueño y esta cifra sube hasta el 70% en cuanto se habla de la sensación de haberse quedado dormido al volante. Esto es preocupante, pero no solo por la posibilidad de sufrir un accidente a causa de esto. Si ante un accidente, aunque no hay acarreado grandes problemas, si se acredita que el conductor que lo ha provocado se ha quedado dormido, pueda tener consecuencias penales.

El cansancio está detrás de muchos accidentes de tráfico que pueden evitarse descansando cada dos horas de conduciónEntre ellas, se puede retirar el permiso de conducir durante 10 años y tener una condena de hasta 5 años de prisión, lo que es para pensárselo. Para conducir con seguridad, es que si se está tomando alguna medicación que pueda dar somnolencia, es mejor dejar la conducción a otra persona. Como mínimo hay que estar correctamente informado y saber todos los riesgos que se pueden sufrir al conducir bajo un estado de somnolencia.

Uno de los efectos de sufrir esta somnolencia es la posibilidad de tener un episodio de microsueño, en los que durante dos o tres segundos el conductor se duerme, cerrando los ojos y dejando de percibir la carretera. Ese tiempo es suficiente para que se pierda el control del coche y se produzca un accidente.

Alrededor del 40% de los accidentes tienen como una de sus causas la fatiga, así que hay que tener cuidado y no confiarse, ni siquiera en rutas conocidas, como la que nos lleva de casa al trabajo y viceversa. El calor, el frío, la intensa actividad física y mental de la jornada laboral o del tiempo de ocio puede traer un pequeño episodio de sueño involuntario, así que hay que vigilar el estado de fatiga del conductor y ante la duda, mejor descansar un momento antes de ponerse al volante.

En algún momento, los coches equiparán sistemas de seguridad que detectarán la fatiga y el sueño del conductor, pero hasta el momento, hay que hacerlo al viejo estilo y ser conscientes de que es necesario estar descansado y alerta cuando se conduce.

Fuente | CEA


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *