18 febrero 2011 Curiosidades

choque-zonda.jpg

Casi podría llamarse milagro, pero la verdad es que este conductor alemán le debe la vida a la providencia y a lo bien que Horacio Pagani construye sus coches. Estrellarse a 320 km/h no asegura muchas probabilidades de supervivencia como no sea en un Fórmula 1, pero en este caso, la cabina del Zonda ha resistido lo suficientemente bien como para que este hombre y su acompañante, no solamente se salvaran, sino que se bajaran del coche después del accidente como si nada.

El accidente ha ocurrido en una autopista italiana, cuando el conductor perdió el control del deportivo, se estrelló contra el guardaraíl de la derecha, perdió una rueda, volcó y terminó contra el guardaraíl del lado opuesto, impactando en el proceso contra un Mercedes, que dicho sea de paso, se dice que iba “compitiendo” contra el Zonda.

Lo más increíble es que no solo se salvaron, sino que ambos salieron por sí mismos de entre la irreconocible masa de hierros, que en algún momento fue un Zonda, como si estuvieran saliendo de su casa.

Parecerá simplista, pero después de esto Horacio Pagani seguramente va a vender más coches a quienes tengan en mente la tontería de circular a 320 por caminos públicos. Pocos, muy pocos, se han salvado de un choque a esa velocidad…


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 18 febrero 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *