16 marzo 2017 Industria, Mecánica

cambiaNeumaticosInvierno_03

Ya sabemos que los neumaticos son uno de los elementos más importantes para la seguridad del coche. Además de ser importante para conseguir más agarre a la carretera y mejorar la frenada en caso de necesitarlo. El control se mejora teniendo los neumáticos en buenas condiciones y además, se ahorra en combustible, puesto que al ofrecer una banda de rodadura adecuada, la resistencia es menor. Todo esto puede cambiar a peor si se llevan estos neumáticos en malas condiciones, algo que no solo puede conllevar una multa, sino que puede provocar un accidente.

El coste de los neumáticos puede variar, dependiendo de muchos factores. Los hay mejores y peores, con prestaciones adecuadas para el frío, para el calor, para mejorar la velocidad o para conducir por terrenos mojados. El tamaño varía según el modelo de coche y podemos encontrarnos con otras variables que pueden hacer que cambiar los neumáticos sea algo a considerar. Pero para evitar el desgaste y tener que cambiarlos, te vamos a ofrecer unos consejos que te ayudarán a mantener en condiciones los neumáticos de tu coche.

revisa-neumaticos

1 – Mantener la presión correcta de los neumáticos: La presión siempre ha de ser la correcta, así que hay que realizar revisiones de la misma de manera periódica. Además, se ha de conocer la recomendación del fabricante para saber qué presión se ha de llevar en cada momento, dependiendo de si el coche lleva carga o si ha de circular por autopista o autovía. Si es necesario, se ha de variar la presión para cada uso, si es necesario.

2 – Controlar la profundidad del dibujo del neumático: Es importante llevar bien la presión de los neumáticos para que la banda de rodadura sea la justa. Además, este dibujo permite un mayor control del coche en condiciones de firme mojado y si hay hielo, barro o cualquier otra circunstancia que pueda provocar un problema de agarre. La profundidad mínima es de 1,6 mm, aunque lo ideal es tener un dibujo con una profunidad entre 2 y 3 mm.

3 – Revisar la alineación de la dirección: La dirección puede tener pequeños desajustes por el paso del tiempo. Es importante controlar la alineación de la dirección, comprobando que los neumáticos se apoyen bien en el firme y que no se produzca pérdidas de agarre ni que ruede de manera incorrecta, algo que puede hacer que el neumático se desgaste antes.

4 – Evitar golpes a los neumáticos: Los pequeños golpes y roces con aceras y otros elementos de las calzadas pueden causar daños en el neumático, aunque no se perciban a simple vista. Si se sufre alguno de ellos, hay que revisar bien el neumático para comprobar que no se ha producido algún daño en el mismo. Si se supera algún obstáculo en la vía, como una piedra, hay que comprobar que no haya daños en la parte interna del neumático, un lugar donde no se puede ver a simple vista y hará falta una visita al taller.

cambiaNeumaticosInvierno_07

5 – Controlar el equilibrado de los neumáticos: Los neumáticos deben de estar bien equilibrados, para evitar que rueden de manera incorrecta. Se puede localizar a través de la vibración que se produce. Para evitar daños mayores, hay que acudir a un taller para comprobar que todo está bien y se hay algún problema se puede corregir de manera rápida.

6 – No aparcar sobre sustancias corrosivas: Dejar parado el coche sobre una superficie con aceite u otras sustancias corrosivas que puedan afectar a los materiales con que están fabricados los neumáticos.

7 – Conducir de manera responsable: Una conducción adecuadamente responsable y eficiente permite que los neumáticos se estropeen menos y puedan durar más. Con un estilo de conducción poco agresivo y más eficiente, los neumáticos se podrán mantener de manera más efectiva y evitaremos tener que cambiarlos tan a menudo.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *