21 octubre 2010 Cabrios, Curiosidades, Deportivos, Vídeos

corvette-en-la-playa.jpg

Hasta con algunas copas de más encima, alguien que le gusten mucho los coches es capaz de distinguir que un Corvette no debe pisar una playa. Este pobre Corvette descapotable (de alquiler) literalmente encalló en la playa al perder el control su conductor, que estaba haciendo donas en la arena.

Imagínate por todo lo que pasan los coches de alquiler, y con más razón si es un Corvette, para que haya que agregar un baño en agua salada al palmares de maltratos. Al parecer, una pareja había alquilado el coche a Hertz para darse una vuelta cuando llegaron a un bar. En el bar conocieron a un hombre que dijo nunca haber conducido un Corvette, así que la pareja decidió prestarle el coche para ver “qué se sentía”. Un error que terminó con la mitad del coche en el agua.

El video, a continuación resulta un tanto anecdótico ya que no se ve gran cosa. Pero sirve como prueba de que hay coches que no pueden dejar el asfalto y conductores a los que el alcohol se les sube a la cabeza más rápido que lo normal.

Vía | Autoblog


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *