25 julio 2016 Curiosidades, Superdeportivos

bugatti-chiron
No decimos nada nuevo si, una vez más, afirmamos que el Bugatti Chiron es un coche espectacular. Y lo es por diseño, por técnica, por exclusividad y, en parte, por provenir de la marca que proviene y sustituir al modelo que sustituye, el Bugatti Veyron.

Lo conocimos durante el Salón del Automóvil de Ginebra y después lo hemos podido ver por diferentes eventos como el Festival de Goodwood o en las 24 Horas de Le Mans. Sin duda, es uno de los coches más esperados de los últimos años.

Dura papeleta la de Bugatti y sus diseñadores. Con el Veyron crearon un coche tan especial como espectacular a nivel mecánico y estético. Esto tiene sus pros y sus contras, ya que si creas un coche deseado por todos significa que has dado en el centro de la diana pero, ¿volverás a conseguirlo unos años más tardes? De no superar, o al menos estar a la altura del predecesor, la mayoría lo considerará un fracaso y una decepción.

Los 1.500 caballos que emanan de su motor W16 tampoco pasan desapercibidosLa lona que tapaba al último superdeportivo de la marca gala perteneciente a VAG se retiró y pudimos comprobar, in situ, las líneas definitivas del coche que tantos meses llevaba dándonos que hablar a la prensa del motor.

Las líneas principales no eran muy evolutivas comparándolas con las de su predecesor, el Veyron, manteniendo también la boca de aire central de la parte delantera que tanto caracteriza a la marca francesa y buena parte de la vista lateral. Pero, pese a mantener las líneas principales, los rasgos han cambiado. Sin ir más lejos, los faros delanteros dan una imagen completamente nueva potenciando la sensación de anchura de las vías, mientras que el ejercicio de diseño de la parte trasera es algo nunca antes visto con esa finísima línea horizontal que encargada de la iluminación posterior.

Ahora, varios meses después de su primera puesta en escena, nos llega una imagen de cómo podría haber sido el frontal del lujoso Chiron. Hablamos de la imagen de la cabecera, donde aparece una delantera mucho más agresiva que la que finalmente vio la luz. La peor penetración aerodinámica y, tal vez, un miedo a ser demasiado agresivo hizo que finalmente los diseñadores prefirieran no arriesgar tanto en el frontal, que siempre es la imagen principal, como en la zaga. Apenas se ven los elementos de iluminación y todo queda resumido en tres grandes bocas de aire.

bugatti-chiron-le-mans-1
¿Demasiado arriesgado o el actual te parece algo soso? Para gustos los colores, pero desde aquí creemos que, al menos estéticamente, el que finalmente llegó a Ginebra fue el diseño más acertado de los dos.

Vía | Motor1


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *