26 julio 2016 Curiosidades

vueltas-rapidas-podrian-volver-nurburgring (1)
Como la mayoría de fines de semana, el viejo trazado alemán de Nürburgring, también conocido como el “infierno verde”, abría sus puertas el pasado sábado a todos los aficionados del mundo del motor que desean rodar en una de las pistas cerradas más famosas del mundo.

Allí, cientos de personas entran al circuito con sus vehículos cada día de puertas abiertas, que se conocen como las jornadas de “touristenfahrten”. Unos visitantes simplemente van a recorrer el trazado a un ritmo relajado y comprobar dónde se jugaban la vida sus ídolos de Formula 1 y dónde se la siguen jugando muchos pilotos de varias categorías automovilistas. Otros, sin embargo, van a exprimir sus mecánicas y a buscar sus propios límites, lo que también está muy bien siempre y cuando se respeten las normas, ya que para eso están en un circuito.

Si navegamos por YouTube podemos encontrarnos múltiples vídeos, la mayoría de ellos realizados desde las gradas, de coches y motos de todo tipo rodando por el trazado. En estos vídeos es muy habitual encontrar accidentes, vehículos circulando al límite de sus posibilidades, derrapadas extremas y salvadas espectaculares.

Los accidentes suelen quedar en sustos y unos cuantos euros de reparación o, directamente, siniestros, por lo que lo ocurrido el pasado sábado no es para nada habitual en el infierno verde en estas jornadas de “turistas”.

vueltas-rapidas-podrian-volver-nurburgring (2)

Según parece la pista estaba algo húmeda y en un determinado tramo del circuito había ocurrido un accidente sin grandes consecuencias, pero que obligo a los comisarios de pista a desplazarse al lugar. Dos comisarios acudieron al punto del accidente con un vehículo de seguridad, un Opel Zafira, que va rotulado y lleva rotativos naranjas como vehículo de emergencias.

Todo parecía estar bajo control, con las banderas amarillas del circuito ondeando para avisar a los conductores que se acercaban al lugar del accidente sobre el peligro. En este tipo de eventos cuando los comisarios muestran la bandera amarilla se debe reducir el ritmo notablemente y olvidarse de quemar adrenalina por unos segundos.

Al parecer fue precisamente esto último, el no respetar las banderas amarillas, lo que marcó la tragedia. Un Honda Civic antiguo que rodaba en la pista alemana colisionó a gran velocidad contra el coche de seguridad de los comisarios que se encontraba detenido en un lado de la pista. El accidente fue tremendo y causó la muerte a los dos ocupantes del compacto japonés.

No lo sabemos a ciencia cierta, pero todo parece indicar que los comisarios de pista aún no se habían bajado del Opel Zafira de seguridad, o bien ya se habían montado para irse del lugar del accidente inicial. Los dos comisarios de Nürburgring fueron heridos y una tercera persona también, probablemente el conductor del vehículo accidentado en el primer momento, aunque por suerte sus heridas no han sido graves.

Cuando salgan a la luz nuevos datos sobre el suceso os informaremos, pero parece ser que la causa principal fue que el conductor del Honda Civic no respetó las banderas amarillas y siguió circulando a alta velocidad.

Vía | Motor1


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *