5 septiembre 2007 Curiosidades, Seguridad, Tecnología

ABS
ABS, las siglas de Anti–Lock Braking System en inglés, que en español viene a ser sistema de frenado antibloqueo, es un mecanismo que evita el bloqueo de las ruedas en una situación de frenado brusco. La palabra es originalmente alemana, Antiblockiersystem, ya que fueron ellos los urdidores del invento.

El sistema fue empleado inicialmente en los aviones, ya que durante los aterrizajes tenían problemas con las frenadas y el consiguiente bloqueo de ruedas. Se hacía necesario inventar algún tipo de mecanismo que asistiera en el frenado, pero sin penalizar el control y la maniobrabilidad sobre el aparato. Con el tiempo, la misma tecnología también fue implementada en el mundo de la automoción, por Bosch y Mercedes–Benz.

Su funcionamiento es bastante más simple de lo que puede parecer. El sistema se compone de una centralita electrónica, un sensor por cada rueda y dos o más válvulas hidráulicas para el circuito de frenado. La centralita registra continuamente la rotación de cada rueda, y cuando detecta que alguna de ellas está reduciendo su rotación, actúa sobre las válvulas para que reduzcan la presión sobre el circuito de frenado. Con esto se consigue que no se bloqueen las ruedas, o en el peor caso, disminuir el tiempo que están bloqueadas. En el momento que se activa el ABS, el conductor puede notar como el pedal de freno vibra. Ello se debe a que en una frenada fuerte, la centralita toma el control del sistema de frenado, optimizando la presión ejercida sobre los frenos tratando de que no se descontrole el vehículo, y pudiendo también conseguir acortar la distancia de frenado. Otra de sus ventajas es que no se llega a perder el control del coche en ningún momento, lo que permite poder esquivar un obstáculo cuando es necesario o evitar una colisión por alcance.

La reducción de la distancia de frenado es uno de los grandes mitos del ABS. No tiene porqué ser así. El ABS lo que pretende es que no se pierda el control sobre el vehículo en condiciones extremas, como pueden ser una frenada brusca, una calzada mojada o una carretera helada.

Hoy en día pueden estar integrados en un mismo sistema el ABS, el ESP, el control de tracción y la ayuda/asistencia en la frenada. Pocos son los coches que actualmente no lo incorporen de serie.

Más información | Howstuffworks


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios
  • alain

    que tal. me parece una excelente pagina, ya que tienen definiciones muy claras respecto a terminos tecnologicos. me considero un apasionado de los autos, pero desconozco muchos tecnicismos. gracias por la buena informacion!

  • @alain, gracias por tu comentario. La verdad es que se agradece que valoren nuestro esfuerzo por tratar de hacer lo mejor posible nuestra labor.

    Nuestro objetivo es ir mejorando día y día, y observaciones como la tuya sirven como motivación.

    Un saludo

Enlaces y trackbacks

  1. Pormenores del ESP 23 noviembre 2007
  2. Funcionamiento del control de tracción 25 noviembre 2007

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *