18 febrero 2011 Industria, Opinión

sin-vender.jpg

Mientras que en otros lugares del mundo el objetivo es hacerle la vida más fácil a los fabricantes de coches para que abran nuevas plantas, inviertan en infraestructura y nuevos modelos locales y den más fuentes de trabajo, en España se hace justamente lo contrario. Hace unos pocos días, se ha aprobado una enmienda a la Ley de la Economía Sostenible, que cambia los contratos entre concesionarios y fabricantes, en una seguidilla de decisiones legislativas de última hora difíciles de entender.

Básicamente, la enmienda le dará derecho a los concesionarios de recibir una indemnización al rescindir sus contratos con las marcas y devolver los coches y las piezas que no consigan vender durante un período de dos meses. Algo que se antoja no muy difícil de lograr, vista la caída maratónica en ventas que ha sufrido la industria española desde que ha terminado el Plan 2000E.

Los comentarios de diversos grupos dentro de la industria en contra de la enmienda no se hicieron esperar. Según cálculos de Anfac, se generará una reducción de producción de 125.000 vehículos, junto con posibles cancelaciones de inversiones en España de los principales grupos automotrices y que profundizará aún más la crisis.

No se trata de discutir quiénes se llevan más dinero a sus bolsillos dentro de la industria automovilística. Ni qué grupos industriales favorecen más tanto a consumidores como a trabajadores. Pero España debe ser el único país del mundo que está peleado con los coches (no solo eso, sino que parece que también los odia), abusos de la DGT y decisiones apresuradas de ciertos personajes, mediante.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios
  • JESUS LOPEZ

    Esta sería la vision del fabricante , pero la cruda realidaad es otra mucho peor , la prueba esta cuando se inicio la crisis , los primeros en pagar las consecuencias , los pobres comerciales , si aquellos niños-niñas bonitos con mucha labia, que te intentan convencer para que compres su coche, aquellos que tienen que hacer mas horas que un reloj , para cumplir objetivos , y poder tener un sueldo digno , muchas veces irisorio, ya que por tal de cumplir el objetivo marcado por el Fabricante, revientas el precio del coche , perdiendo en la venta , intentando recuperarlo , con el rapel trimestral , pero claro se acabó el volumen y se empezaron a caer concesionarios que no podian aguantar stocks de coches , que cada dfia que pasa Pagan unos intereses al propio fabricante , o sea , no vendes el coche , encima lo pagas al que lo fabrica , y ni siquiera puedes elegir que tener en la exposicion, ya que muchas veces te imponen que tienes que vender (curiosamente los que se te quedan en exposición sin que nadie los quiera) , modelos desfasados de precio, excesivo equipamiento , colores horrorosos , etc ,,, pero claro es que no sabeis vender , claro 25 años de vendedor de coches no son nada , vale mas un recien sacado master de marketing , y de ventas universitario , que 25 años al pie del cañón con el cliente dia dia , conociendo , convenciendo y sufriendo , que ya era hora , que le paren los pies a los todopoderosos fabricantes , hay que reinventar , el modelo de distribución , que ellos mismos se an cargado el mercado con tanta automatriculación , por cumplir las cifras que ellos quieren , no las que el mercado produce, es hora de despertar , por que esta es la cruda realidad.

  • Hola Jesús:

    Un buen punto de vista de la situación, esta vez del lado de los sufridos vendedores. Trabajé 4 años con Ford y Volkswagen y en ambas ocurría todo lo que mencionas, así que no puedo más que estar de acuerdo con tu comentario.

    Un saludo

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 18 febrero 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *