10 agosto 2011 Curiosidades, Industria, Superdeportivos

Duro palo el que se ha llevado Horacio Pagani tras construir uno de los superdeportivos más radicales del momento y desarrollarlo simplemente para ser homologado en Estados Unidos, mercado muy interesado en esta clase de vehículos y del que Pagani todavía no había conseguido sacar provecho.

Precisamente el nuevo Huayra, tal y como nos dejó muy claro en su momento Horacio Pagani había sido construido por y para ser homologado para circular por las calles de todo Estados Unidos por lo que es incomprensible que finalmente se haya negado su homologación y sobre todo debido a la falta de sensores que permitan que el airbag ajuste su fuerza de despligue al peso y altura del ocupante

Como respuesta a esta negación de homologación Pagani argumentó que el desarrollo de este tipo de airbag para su superdeportivo conllevaría un coste cercano a los cuatro millones de euros, un coste que el fabricante no podría asumir. Escusa que tiene mucho que ver con Tesla que ya sufrió el mismo problema y ante la que, al parecer la NHTSA (organismo regulador de Estados Unidos) alzó la mano.

Como puedes ver, la NHTSA sabe muy bien hacer la vista gorda ante marcas norteamericanas, algo que con Pagani no ha ocurrido finalmente. Verdaderamente un duro golpe para una marca que esperaba vender unas 15 unidades al año de este atractivo modelo en Estados Unidos por lo que, sin lugar a dudas, acaban de perder uno de sus mercados más fuertes.

Vía | bloomberg


También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 10 agosto 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *