14 marzo 2017 Industria, Todoterrenos / SUV

2017-mazda-cx-5-1

Hay coches que tienen un éxito inmediato tras su lanzamiento que sorprende a los propios fabricantes. Es el caso del nuevo Mazda CX-5, que se lanzó en Japón el pasado mes de febrero. Tras unas semanas, el SUV de la marca japonesa se ha vendido tan bien que la planta de Hiroshima donde se produce este modelo se ha quedado corta para atender a toda la demanda que se está produciendo. Así que la compañía ha comenzado a preparar otra de sus fábricas para acoger la producción del modelo.

Será en el mes de noviembre cuando la planta de Hofu comenzará a producir este modelo, lo que permitirá a la marca incrementar el ritmo de producción del modelo y podrá atender a los compradores en un tiempo sensiblemente inferior. Con esta nueva planta de producción, los planes de Mazda pasan no solo por tener una mayor producción de los nuevos crossover, sino que además buscan incrementar la fabricación de unidades hasta los 1,65 millones.

2017-mazda-cx-5-10

Las ventas de este SUV han supuesto 16.639 unidades desde el mes de febrero. Y esta cifra no solo es buena, sino que supone siete veces las previsiones previstas para ese primer mes de comercialización. No es un coche barato, ya que tiene un precio base de 2,462,400 Yenes, que equivalen a algo más de 20.000 euros, si hablamos de la versión de entrada, con un bloque de 2.0 litros de gasolina y tracción delantera. Si hablamos del tope de gama, equipado con tracción total, tiene un precio de 24.500 euros.

El Mazda CX-5 se postulaba como uno de los SUV de cinco plazas que tendría una versión pensada para siete plazas, aunque finalmente se ha confirmado que no tendrá esta característica, por lo que quedará con este número de asientos y sin que, por el momento, se plantee la posibilidad de añadir las dos plazas restantes.

Vía | Carscoops


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *