23 octubre 2010 Hidrógeno, Industria

equinoxfuelcell04.jpg

A pesar de que el grupo automovilístico estadounidense se encuentra (todavía) muy enfrascado en el lanzamiento comercial de su híbrido de rango extendido, el Volt, no ha dejado de lado sus planes para seguir experimentando con otra energía no contaminante: el hidrógeno. Un experto de General Motors, George Hansen, estuvo hablando con Autocar sobre el futuro de este tipo de vehículos, los cuales ya los han probado más de dos millones de kilómetros y tres meses con usuarios reales.

Según Hansen, en unos quince años ya no será utópico verlos por las calles por varios motivos. En primer lugar, las infraestructuras necesarias de repostaje estarán mucho más presentes, especialmente en las regiones que más implicación tienen con el hidrógeno como fuente de energía, como son Alemania, California, Corea o Japón.

En segundo lugar, el coste de producción de los coches que funcionen con células de hidrógeno se rebajará puesto que la cantidad del material más caro usado en la fabricación de los propulsores, el platino, pasará de ser los 80 gramos que se encuentran en los últimos prototipos a alrededor de dos en 2025, los mismos de un conversor catalítico.

No obstante, para 2015 General Motors quiere tener listo ya su primer modelo que se mueva con hidrógeno de venta masiva. Hansen explicó que su tren de propulsión, con 30 gramos de platino, será más pequeño y pesará la mitad que el del prototipo Equniox Fuel Cell, por lo que podrá montarse en productos de categorías inferiores, como la del Volt.

Vía | Autocar


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 23 octubre 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *