18 abril 2016 Industria, Seguridad

Toyota 1

A veces incluso una de las mayores industrias a nivel mundial, como la del automóvil, se siente débil ante la gran capacidad y fuerza de la naturaleza.

Es el caso de las fábricas situadas en la isla de Japón, que se han visto forzadas a detener su producción tras los fuertes terremotos de la semana pasada.

Japón es un territorio “acostumbrado” en cierta medida a los terremotos. La isla está situada en un “punto caliente”, por lo que las sacudidas se han convertido en algo habitual para la región. Todo el mundo allí sabe como reaccionar ante un terremoto, y los edificios cuentan con estructuras pensadas para resistir fuertes movimientos sísmicos.

Sin embargo, no siempre se puede hacer como que no pasa nada y seguir con la actividad normal. Es el caso de los terremotos acaecidos la semana pasada en tierras japonesas, más fuertes de lo habitual. Como resultado, casi 50 personas fallecidas, edificios derruidos y una actividad económica e industrial prácticamente paralizada a nivel estatal.

La industria automovilística es una de las grandes perjudicadas dentro del terreno económico. Y es que en Japón hay ubicadas numerosas factorías de marcas como Mazda, Nissan, Honda o Toyota. En este caso, han sido Nissan, Honda y Toyota las que han comunicado detenciones en las líneas de producción.

Nissan 1

Estas paradas en la producción acarrearán retrasos en las entregas de los vehículos nuevos

En el caso de Nissan, ha sido la planta de Fukuoka, en la que se producen modelos como el Murano o el Note, la que ha permanecido detenida, aunque se prevé que se restablezca el ritmo normal en las próximas horas. Si hablamos de Honda, la planta afectada es la de Kumamoto, destinada a la fabricación de motocicletas.

De momento la planta de Honda no retomará la actividad ya que se están efectuando diversos tests y comprobaciones para verificar que las líneas de producción y la factoría no han sufrido daños que pudiesen afectar a una posterior fabricación.

Si hablamos de Toyota, la marca ha decidido detener la producción en la mayoría de sus fábricas durante, al menos, toda esta semana. Esta parada se debe no ya a un problema en los edificios o líneas de producción, sino en la imposibilidad de producir debido a la inexistencia de piezas, que los proveedores no pueden servir.

Estas paradas supondrán algunos retrasos y demoras para algunos clientes que ya estén esperando la llegada de su coche nuevo, que verán como sus plazos de entrega se alargan todavía un poquito más. Y es que a veces la naturaleza se pone seria…

Vía | BBC


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *