13 abril 2016 Gama / versiones, Superdeportivos

GT 1

El Ford GT siempre ha sido uno de esos incondicionales de la marca americana, uno de esos modelos icónicos que representaba los valores de Ford en su máxima expresión.

Tras el modelo original y la reedición de la primera década de los 2000, ahora llega la tercera edición, más atractiva que nunca, y de la que Ford ya acepta pedidos.

La historia de la tercera generación del Ford GT se inicia en el año 2015, cuando la marca del óvalo presenta el Ford GT Concept en el Salón de Detroit. La reacción del público fue inmediata e inequívoca, ese concept tenía que ver la luz, tenía que convertirse en un modelo de producción.

Así ha sucedido. Tras recorrer varios salones alrededor del globo, el aura del GT no hacía más que crecer y crecer, creando una expectación de la que ya no se iba a poder zafar fácilmente. Digamos que los chicos de Ford habían lanzado la piedra, y ya no han podido esconder la mano, así que en este caso el sueño se ha tenido que cumplir.

GT 2

Hoy se abre el plazo de pedidos para las primeras 500 unidades

De esta forma hoy, día 13 de abril de 2016, Ford ha abierto oficialmente el plazo y los pedidos para el GT, que además ya se puede configurar en la web de la marca americana. La tercera generación de este superdeportivo inicia de esta manera su andadura oficial, como vehículo de producción. Y hablando de producción, las previsiones de la marca en cuanto a unidades anuales se mueven en las 250, por lo que, como era de esperar, se tratará de un modelo realmente exclusivo y al alcance de muy pocos.

Recordemos además que pese a que la marca permite hacer una especie de pre-reserva a través de internet, el potencial cliente se tendrá que someter a una suerte de “examen” por parte de la marca, que será la que finalmente dará el visto bueno para la adquisición del vehículo. Una vez se complete el proceso, y cuando el coche esté ya fabricado, se transportará al concesionario que el cliente escoja.

El Ford GT está propulsado por un motor Ecoboost V6 biturbo, capaz de ofrecer “más de 600 CV”. Está previsto que las prestaciones estén a la altura de rivales como el Porsche 918 Spyder, aunque en este caso no existe ningún tipo de tecnología híbrida. El motor transmite la fuerza a las ruedas traseras a través de una transmisión automática de doble embra


Highmotor en Instagram

También te puede interesar