12 junio 2012 Curiosidades, Históricos

Ferrari se dispone a devolver a su estado original uno de los vehículos que fuese propiedad del desaparecido actor Steve McQueen y que fue comprado nuevo en 1968. El modelo en cuestión, es un 275 GTB4 que ha pasado de mano en mano y que ha contado con modificaciones que no son las originales de época del vehículo.

Como el coleccionar coches históricos es toda una inversión, además de ser un hobby caro, su actual propietario lo ha enviado a Italia, a Ferrari Classiche, para que el coche pudiera obtener el preciado certificado de originalidad que elevaría aún más su valor en el mercado.

No se ha revelado cuánto será lo que se ha pagado por la restauración completa (que incluye la fabricación artesanal del techo del coupé ya que ha sido cortado para ser convertido en Spyder) y por la obtención del certificado, pero a los valores que hoy se manejan por los Ferrari clásicos parece conveniente y casi una inversión que sería de lo más aconsejable.

Como referencia, y para que nos demos una idea del nivel monetario que hay que tener para tan siquiera ser allegado a los círculos de coleccionistas más exigentes, los precios que se pueden alcanzar con estos coches; hace pocos días un 250 GTO construido especialmente para Stirling Moss se ha vendido por 35 millones de dólares, todo un récord alcanzado.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 12 junio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *