16 abril 2009 Industria

fiat-marchionne.jpg

La unión con el grupo italiano es por el momento la mejor salida que tiene Chrysler si quiere evitar la suspensión de pagos. No obstante, parece que todavía hay algunos problemas que se deben solucionar porque pueden hacer fracasar el proceso.

Fiat ha exigido a los sindicatos de trabajadores estadounidenses y canadienses de Chrysler que reduzcan los costes laborales para equipararse a los de marcas europeas y asiáticas antes del 30 de abril, y si no se cumple, la alianza no se hará, según ha informado Reuters. El consejero delegado del fabricante italiano, Sergio Marchionne, lo ha reafirmado en unas declaraciones al periódico canadiense Globe and Mail, en las que amenaza con estar preparados para dejar el asunto, que todavía tiene un 50% de posibilidades de fracasar.

Además de las dificultades de la unión con Fiat, Chrysler tiene que hacer frente a 7.000 millones de dólares en deudas, los cuales podría pagar en su mayoría con los 6.000 millones que podría prestarle el Gobierno estadounidense. Sin embargo, el presidente Barack Obama ya dejó claro que ese dinero se concedería en caso de lograr un plan de reestructuración convincente para el 1 de junio, y concretamente citó la alianza con Fiat.

Vía | Autoblog en Español


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Un grupo de acreedores de Chrysler acepta cambiar parte de la deuda por acciones 23 abril 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *