ASTON MARTIN DBS


Las películas de James Bond se han caracterizado siempre por ser un escaparate de artículos de auténtico lujo. No se trata solo de impecables trajes, relojes espectaculares y un tipo de vida elegante y exclusivo. Lo que ha formado parte de la mitología del agente Super 007 han sido los coches que ha tenido el placer de conducir a lo largo de una larga saga cinematográfica. En un artículo anterior hemos hecho un repaso a los modelos que han aparecido en Spectre, la última entrega, pero ahora vamos a repasar los principales vehículos que han aparecido en las películas.

Aunque todos suelen fijarse en el Aston Martin DB5, antes de este hubieron varios modelos que iniciaron la leyenda de una de las series cinematográficas más populares de todos los tiempos. El primero de todos ellos fue un Sunbeam Alpine, que apareció en Dr. No. Este modelo tenía un motor de 1.5 litros y aportaba una potencia de 80 CV. Este coche tiene su historia, ya que se trataba del vehículo de un habitante de la isla donde se rodaron las escenas donde aparecía. Al no existir ningún otro deportivo disponible, se convirtió en el modelo elegido para la película.



En la siguiente película de la saga apareció el Bentley Mark IV, un modelo que fue el primer coche lanzado por la marca británica tras el fin de la II Guerra Mundial. Estuvo presente en el mercado desde el año 1948 hasta 1956. Este modelo en concreto tenía hasta un teléfono, lo que ya es sorprendente en un coche que apareció en una película de los años 60.



Goldfinger fue el título de la tercera película y significó el debut del coche que muchos consideramos como el más mítico de toda la saga. El Aston Martin DB5 apareció en seis películas, la última de ellas Skyfall, a modo de homenaje. En este caso se trató de un acuerdo entre la marca y la
Leer más

Otras noticias de ASTON MARTIN