Highmotor » Fichas » BMW » M3

BMW M3



En la vida de un modelo hay muchas variantes posibles. Unas de ellas llegan hasta la fase de producción, pero otras se quedan en la fase de prototipos o incluso en la mesa de diseño. Estos diseños no acaban de convencer a los ingenieros o no pasan las pruebas preeliminares que valoran la utilidad o el impacto de la versión en el mercado. Con el BMW M3 también ha ocurrido esto y sabemos que alguno de estos prototipos ha quedado relegados a ser modelos de prueba y que nunca han llegado a la fase de producción.

El BMW M3 ha cumplido 30 años y entre todas las versiones que han visto la luz, la celebración contará también con la presencia de cuatro de esos prototipos que nunca llegaron a ser. Se trata de variantes bastante curiosas que salieron de la mesa de dibujo, cobraron forma física, pero nunca llegaron a convencer del todo. Por una vez, se podrán conocer y demostrar que casi todo es posible en el mundo de la automoción, pero a veces, es mejor no darle forma a todas las ideas.


BMW M3 PICK UP (1986)

Aunque parezca algo raro, el BMW M3 contó también con una versión pick-up, que convirtió este coche deportivo en un vehículo de transporte, destinado al uso interno de la planta. Sorprendentemente, las capacidades del BMW M3 lo convertía en una de las opciones más atractivas para transportar materiales dentro de la fábrica. En esta versión se utilizó la versión cabrío, que encajaba mejor con las características que se necesitaban para esta función.

Utilizaba el motor de 2.0 litros con 192 CV, aunque más adelante se equipó con el motor base, de cuatro cilindros y 2.3 litros. Durante 26 años, fue utilizado como vehículo de carga interno, ofreciendo una gran funcionalidad y cumpliendo con todas las tareas que se le encargaban. Eso sí, nunca llegó a fase de comercialización, aunque podría haber resultado una versión curiosa.
Leer más

Otras noticias de BMW