Highmotor » Fichas » Jaguar » F-Pace

JAGUAR F-PACE

Jaguar-XF-Sportbrake-Speedboat-1[2]

Jaguar está remodelando a pasos agigantados la mayoría de su gama, con lanzamientos como la nueva generación del XF o el primer SUV de la marca, el F-PACE.

Por eso, dentro de la firma inglesa han decidido dejar de lado las carrocerías familiares, una opción que se ha vuelto minoritaria, para centrarse en los segmentos más rentables.



Actualmente, la gama de Jaguar está cubierta con tres berlinas de los segmentos más demandados, el D, cubierto con el XE, el E, con la nueva generación del XF, y el F, donde el XJ lucha con los grandes Serie 7 de BMW, Clase S de Mercedes o A8 de Audi. Además, cuenta con el deportivo F-Type y el recién estrenado SUV F-PACE.

Sin embargo, hasta la entrada de la segunda generación del XF, los chicos de Jaguar contaban entre sus filas con un modelo familiar, precisamente el XF Sportbrake, que quería situarse como una alternativa real a los ya clásicos modelos alemanes, con tanta historia por detrás.

Jaguar llevaba ofreciendo modelos familiares desde el año 2004, cuando lanzó al mercado la versión ranchera del X-Type, aquella pequeña berlina derivada del Ford Mondeo de antaño. Por supuesto, como siempre que se introducen cambios de esta magnitud en una firma automovilística, los puristas pusieron el grito del cielo ya que, además de la carrocería familiar, el Jaguar X-Type introdujo motorizaciones diésel. ¡Habrase visto!



El fin de las carrocerías familiares coincide con el inicio de los SUV dentro de Jaguar

Los tiempos cambian, y mientras que los propulsores diésel son ahora una parte más -y muy importante- dentro de la oferta motorística de la marca inglesa, las carrocerías familiares no han terminado de cuajar, y Jaguar ha decidido dejar de apostar por ellas aprovechando el lanzamiento del SUV F-PACE.

La última variante familiar que ofrecía Jaguar era la del XF Sportbrake, que se lanzó al mercado
Leer más

Otras noticias de JAGUAR