25 febrero 2013 Eléctrico

fisker-karma-port

En el pasado mes de octubre, como todos recordaréis, el huracán Sandy arrasó por la zona de Nueva York y sus alrededores. En Port Newark, uno de los puertos de la ciudad neoyorquina, se encontraba un montante de Fisker Karma que esperaban a ser trasladados a diferentes clientes. 16 unidades se destruyeron por completo, mientras que muchas de las 338 que había allí aparcadas sufrieron diferentes daños.

Fisker, evidentemente, declaró todo esto a su aseguradora para que le reembolsara económicamente todas las pérdidas tras el paso del huracán. Esta aseguradora irlandesa se negó, por lo que la marca estadounidense comenzó asuntos legales y les demandó, pidiéndoles un total de 33 millones de euros –unos 25 millones de nuestros queridos euros-.

Casi dos meses después se ha conocido la resolución de esta demanda. Bueno, mejor dicho, de esta no demanda. Sin declarar los motivos, ambas partes han llegado a un acuerdo por el que ponen freno a la acción legal. A falta de razones, han surgido varios rumores que afirman las causas: los coches pueden tener “más utilidad” para Fisker como una pérdida no compensada antes que tener que continuar con estas medidas legales que podrían reducir el atractivo para los potenciales inversores.

Sea cual sea la causa esperamos que se haga pública cuanto antes. ¿Qué pensáis que puede haber pasado?

Vía | Autoblog


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 25 febrero 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *