9 enero 2010 Curiosidades, Gadgets, Industria

ruth_auto.jpg
A la hora de diseñar los interiores la mayoría de marcas opta por encuestas, opiniones y entrevistas a los usuarios para determinar qué materiales y con qué texturas se fabricarán los acabados, obviamente teniendo bien presente los costes. Sin embargo Ford comienza a utilizar otro “público” objetivo para esta tarea.

Se trata de RUTH (Unidad Robotizada de Tacto y Sensibilidad), un robot que permite parametrizar la sensibilidad, aspereza, textura, suavidad y otros valores clásicos del tacto de los materiales para tomar las decisiones al respecto de su fabricación. . Reproduce los movimientos de un conductor tradicional, emula las acciones más comunes como cambiar de marcha, de sintonía y demás para tomar decisiones al respecto.

  • Medida de la resistencia que ofrecen los mandos y botones para así garantizar la medida justa. El robot también compara diferentes mandos para garantizar que la resistencia es la misma.
  • Determinar la suavidad y textura de las superficies, como por ejemplo el salpicadero, para asegurarse de que se encuentran dentro de las preferencias de los clientes.
  • Toma de temperatura de los componentes para adecuarse a las expectativas. Por ejemplo, las superficies que parecen metálicas deberán transmitir frío para aumentar la percepción de calidad.
  • Medición del espacio entre piezas para reducir los huecos y ofrecer un aspecto compacto.

La ciencia y la innovación han ido sustituyendo mano de obra de los procesos de fabricación por maquinaria. Este caso es un ejemplo más del inexorable avance del tiempo en el sector del automóvil.

Fuente | Ford


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 9 enero 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *