15 febrero 2012 Opinión

Vamos a imaginar un escenario completamente irreal y que solo veremos en nuestros sueños: en una medida sin precedentes, el gobierno decide cortar de raíz los aumentos y el alto precio de los carburantes en nuestro país. De la noche a la mañana, el precio de la gasolina en España ha bajado tanto, que se equipara a lo que se paga en Venezuela por un litro de gasolina: aproximadamente 0,17 euros el litro al cambio; más barata que una botella de agua.

De manera que te levantas ese imaginario día por la mañana, dispuesto a hacer tus labores habituales. Quizás tengas que pasar antes por la estación de servicio para repostar y, mientras te diriges a ella, haces cuentas mentales sobre la cantidad de combustible que vas a echar al depósito.

Tal vez las noticias en la radio del coche ya te han dado las primeras pistas previas, o las caras de estupefacción de los demás clientes que han llegado a repostar lo digan todo. ¿Gasolina a 0,17 euros? ¿qué hacer? ¿cambiar ese Fiat 500 que tanto sacrificio te ha costado por un muscle-car con motor V8? ¿Tal vez un seis cilindros? ¿y si da la casualidad de que tu coche es diésel?

Seguramente cada uno alguna vez ha tenido este tipo de sueños mojados que se convierten en pesadillas con la realidad. Solo es cuestión de imaginarse un presente automovilístico mejor, con otros coches que solamente rondan en los sueños. La realidad es completamente opuesta, pero creo que vale la pena “jugar” con ella. La pregunta es ¿qué harías tú ante una situación así? ¿cambiarías de inmediato el coche o te quedarías con el que tienes?


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

7 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 15 febrero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *