12 octubre 2016 Curiosidades, Industria

2016.08.23_Car_Camouflage_15606

Supongo que habrás visto más de una imagen de los coches en pruebas. Son esos modelos nuevos que vemos recorrer las calles de algunas ciudades o en las pistas de prueba, cubiertos con trozos de telas, pinturas extrañas o decorados con extrañas formas, casi siempre en blanco y negro y con dibujos realmente extraños, que cubren todos y cada uno de los rincones de la carrocería. ¿Sabes cuál es la función de este camuflaje? Pues si no lo sabes, sigue leyendo, que te lo vamos a contar.

Hasta ahora, las posibilidades de “pillar” un prototipo y fotografiarlo para hacer espionaje industrial era todo muy limitado. Un fotógrafo profesional se apostaba donde tenía posibilidades de encontrarlo y hacía fotos. El camuflaje que utilizaban estos coches servían para evitar que los detalles se vieran claramente, pero las cosas han cambiado, mucho. Cualquier persona tiene un móvil con una cámara digital que le permite hacer fotos en cualquier momento y compartirlas en redes sociales.

2015.12.02_FORD_RIC_IWSII_71

Así que los fabricantes han tenido que comenzar a moverse y a preparar nuevas medidas para evitar que esos detalles de los coches rueden por todas las redes sociales y se descubran las características del vehículo. Una de las maneras que se han venido utilizando son los patrones geométricos pegados en la carrocería, de manera que los sensores de las cámaras digitales son incapaces de registrar de manera correcta.

El camuflaje de los coches de pruebas utilizan tecnologías que impiden que las cámaras capten las imágenes de manera nítidaPero la tecnología de camuflaje ha ido avanzando y cada vez se consiguen sistemas más y más perfectos. Las fundas de tela o piel tapan bastante, pero evitan que se puedan realizar las pruebas correctamente, porque afectan a la aerodinámica. Así que se ha creado una manera de evitar que afecte al coche y cumpla con su cometido, evitar el espionaje.

Para ello, se han creado una serie de patrones basados en los populares juegos de ilusiones ópticas que vemos en internet y se han pasado a una fina capa de vinilo, del grosor de un cabello humano. Los patrones se repiten varias veces, de manera superpuesta, de manera que crean un patrón que “marea” al sensor de la cámara e impide que se marquen los contornos del coche y tapa los detalles de la carrocería.

Los paneles de vinilo se fabrican de manera personalizada para cada coche y tardan unos dos meses en estar listos y preparados para ser instalados en el coche. Desde luego, cada coche equipado con este camuflaje se ve desde lejos y llama la atención. Pero, cuando alguien quiere hacer una foto, el camuflaje boicotea la imagen y hace imposible reflejar de manera fiel la forma del coche. En el vídeo vas a poder ver un poco mejor todo esto que te he explicado y ver el efecto que se provoca con este sistema. Interesante, ¿verdad?


Fuente | Ford


También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *