14 julio 2017 Eléctrico, Superdeportivos

lucid-air-alpha-concept-3

Que los eléctricos corren no es nuevo, pero que lo hagan tan bien en su primer contacto con la pista resulta realmente esperanzador. Durante el pasado mes de abril el Air Alpha Speed Car, un prototipo de vehículo eléctrico desarrollado por la empresa norteamericana Lucid, realizó sus primeras pruebas en el banco de rodillos a alta velocidad, tests que sirvieron para conocer su rendimiento antes de realizar nuevas pruebas. Sobre el banco de rodillos, la velocidad del Lucid Air Alpha Speed Car estaba autolimitada electrónicamente a 217 mph (unos 350 km/h).

Ahora, Lucid ha vuelto nuevamente al Centro de Investigación de Transporte (TRC) en Ohio (EE.UU) para continuar con las pruebas de rendimiento, realizar test de neumáticos de su vehículo eléctrico y, por primera vez, poner al Air Alpha Speed Car sobre la pista y exprimir su potencial. Sobre el óvalo de alta velocidad, los técnicos de Lucid anularon el software que autolimitaba la velocidad máxima del coche para así poder evaluar su rendimiento a velocidades superiores de hasta 235 mph (378,9 km/h).

lucid-air-alpha-concept-1

También abordaron el óvalo de alta velocidad de nuevo, esta vez con el software de límite de velocidad eliminado para poder evaluar el rendimiento a velocidades aún más altas, hasta 235 mph (unos 379 CV), explorar los límites de la plataforma y tratar de descubrir cualquier tipo de comportamiento anómalo que se hubiera producido durante las pruebas efectuadas en el laboratorio.

En su primera salida a la pista, el Lucid superó todas las expectativas, circulando por el oval a velocidades superiores a las 200 mph (322 Km/h). Aunque el coche funcionó a la perfección, los técnicos de Lucid también encontraron algunas oportunidades de mejora. Por ejemplo, la suspensión neumática autonivelante no fue capaz de ajustarse con suficiente rapidez mientras el vehículo circulaba a casi 322 km/h en la zona peraltada del oval, pese a lo cual soportó firmemente las pesadas fuerzas laterales que empujaban el automóvil lateralmente contra la pista. Otro de los fallos que se detectaron se produjo al detectarse un sobrecalentamiento en el motor delantero, que funcionaba a temperaturas más altas de lo que habían predicho las simulaciones de computadora.

Antes de volver de nuevo a salir a la pista, los técnicos realizaron algunos ajustes para actualizar el software de la suspensión neumática para mejorar su capacidad de respuesta en los momentos de máxima carga aerodinámica. Igualmente, el motor delantero afectado por el calentamiento tuvo que ser revisado, actualizándose tanto el flujo de energía como la ventilación del refrigerante. También se instalaron unas nuevas ruedas, más efectivas aerodinámicamente y fue entonces cuando se eliminó el limitador de velocidad máxima, con la intención de exprimir cuanto fuera posible al Air Alpha.

lucid-air-alpha-concept-5

Tras realizar el programa de pruebas planificado para la sesión, el Air Alpha pasó al óvalo del Centro de Investigación de Transporte (TRC) en Ohio para buscar sus límites. La mañana no acompañaba. La lluvia caía sobre la pista desde primera hora de la mañana y efectuar pruebas de máxima velocidad no estaba en el ánimo de los presentes. Sin embargo el sol volvió a lucir de nuevo y la pista se secó rápidamente gracias también a la ayuda del camión de secado a chorro que habilitó el TRC.

La prueba estuvo casi cancelada, pero una vez que todos llegaron a la pista, la lluvia se había detenido, el sol había salido y la pista se estaba secando rápidamente con la ayuda del camión de secado a chorro de TRC. A media mañana, el Air Alpha estaba de nuevo sobre la pista dispuesto a superar sus registros.

lucid-air-alpha-concept-2

De inmediato todos los presentes percibieron que el coche era claramente más rápido, como así lo demostró el GPS al confirmar una velocidad punta final de 235,44 mph (378,9 km/h). Durante la prueba, el prototipo del Air Alpha se comportó maravillosamente, ofreciendo una gran estabilidad tanto en rectas como durante el paso por curvas. El coche era perfectamente estable tanto en curvas como en la recta, tal y como se puede apreciar en el video que acompaña a estas líneas. La labor de los ingenieros había dado sus frutos y las actualizaciones previas respondieron como se esperaba.

Los casi 379 km/h de velocidad punta fueron la máxima velocidad posible, aunque a la vista de las condiciones climatológicas del día y por estar aún en su primera etapa de desarrollo, para el Alpha Speed ​​Car, no será complicado superar este registro antes de afrontar su siguiente fase de preparación en su camino hacia la producción en serie.

Página oficial | Lucid Cars


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *