2 febrero 2015 Industria, Todoterrenos / SUV

Tivoli 6

La revista británica Autocar publica esta semana una interesante entrevista con el presidente del grupo indio Mahindra, Anand Mahindra. El foco de la conversación no reside en el propio fabricante que toma el nombre de dicho conglomerado, sino en el surcoreano SsangYong, propiedad de Mahindra & Mahindra desde el año 2011.

Aunque el rumbo de SsangYong parece corregirse paulatinamente, aún debe sortear unos cuantos obstáculos en su recuperación. El ejecutivo indio augura un retorno a la rentabilidad (la marca coreana sigue perdiendo dinero año a año) como pronto en 2017, pero, para mantener ese proceso, la empresa debe basar su futuro en determinados aspectos que ratifican o desmienten vaticinios previos en relación a sus próximos planes.

Tivoli 2El Tivoli supone un importante lanzamiento para SsangYong, pero necesita más recursos para recuperarse.

El presidente de Mahindra niega que SsangYong tenga previsto lanzar vehículos que no sean SUV.En primer lugar, el presidente de Mahindra ha negado que la gama de productos vaya a desviarse de los SUV. El mes pasado, Consumer Reports informó de que SsangYong había registrado en la Oficina de Patentes de EE. UU. el nombre Lucent que, según una fuente no identificada, se iba a asignar a un compacto o a una berlina. Con las declaraciones de Anand Mahindra, ahora se puede matizar que, o no se utilizará, o lo adoptará un modelo de otra clase.

Mahindra lo tiene claro en este sentido: SsangYong se ha especializado en crear todoterrenos, un tipo de vehículo que no solamente goza de una coyuntura favorecedora en términos comerciales, sino que, además, permite establecer vínculos más firmes entre la oferta de Mahindra y la de SsangYong.

Mahindra XUV 500 1Uno de los planes de Mahindra es que los modelos del fabricante indio compartan más tecnología con los del coreano.

Disminuir los costes de fabricación y alejarse de un nivel de producción demasiado bajo forman parte de las prioridades tanto de Mahindra como de SsangYong.Este último punto constituye el segundo pilar esencial del futuro de la marca coreana. Para devolver a SsangYong a una situación económica positiva, Mahindra proyecta compartir entre ambos fabricantes una cantidad mucho mayor de plataformas, motores, cajas de cambio y demás tecnologías que faciliten la disminiución de los costes de desarrollo y fabricación. Un mismo componente o elemento se aprovechará en múltiples modelos tanto de Mahindra como de SsangYong, independientemente del segmento al que pertenezcan.

El tercer tema planteado por Anand Mahindra es la expansión de la coreana : en 2014, SsangYong construyó 140.000 vehículos en su factoría de Pyeongtaek, unos 100.000 por debajo de su capacidad máxima. Aunque el nuevo Tivoli representa un apoyo firme en la trayectoria del crecimiento, todavía no es suficiente. Antes de nada, a los concesionarios y comerciales de SsangYong se les exigirá aprender a atraer nuevas clases de público más juveniles y urbanos que se añadan a los tradicionales del fabricante.

Tivoli 4Las previsiones de ventas del Tivoli para 2015 serán menos de la mitad que en años siguientes según los cálculos más optimistas.

El ejecutivo indio ha confirmado las informaciones reveladas por Consumer Reports en diciembre: el grupo Mahindra quiere regresar a Norteamérica con SsangYong.Anand Mahindra recalca que el objetivo de ventas del Tivoli en todo el mundo para 2015 es de 35.000 unidades; a partir de 2016, la cifra que perseguirán ascenderá a 100.000. La llegada de nuevos productos que consoliden la gama contribuirá a hacer más asequible la meta de los números negros en unos dos años, siendo optimistas.

Una de las medidas que Mahindra tiene en mente para lograrlo ya os la comentamos en diciembre. El presidente del grupo indio confirma que estudian muy seriamente introducir SsangYong en EE. UU. La imagen de los coches coreanos ha mejorado mucho en ese país en los últimos años y sus posibilidades de éxito se presumen mayores que las del fracaso estrepitoso en el que se sumió Mahindra cuando lo intentó en el último lustro.

Con nuevos SUV, más piezas y tecnologías comunes y un repunte del nivel de producción, SsangYong tiene por delante una ruta hacia 2020 ambiciosa con la que Mahindra intentará elevarla a una posición más importante en el mercado global.

Vía | Autocar


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *